FELIZ NAVIDAD!!!...PAZ EN LA TIERRA A LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD

miércoles, 1 de julio de 2009

PARA CONECTARNOS CON LA ENERGÍA DE LOS ÁNGELES




ÁNGEL DE LA CURACIÓN.
La verdadera fuente de la curación, es el sol interior que se irradia a través de nuestro cuerpo con sus cualidades de amor y síntesis elevando nuestras vibraciones y las de todo el ambiente que nos circunda. La Verdadera curación es saber que somos uno con Dios.

Afirmación: “Soy un Canal para la energía De curación del Universo. Yo permito que la energía de curación de mi alma fluya a través de mi”




ÁNGEL DE LA ALEGRÍA.
Esta es una virtud que nos debemos colgar todos los días, ser alegres, mirar la vida con amor ya que la alegría es luminosa y nos ayuda a tener equilibrio en nuestras vidas

Afirmación: “Siento el resplandor de la alegría que penetra en todo mi ser. Siento la alegría de ser quien soy, aquí y ahora”



ÁNGEL DEL AMOR.
“Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Cuando el poder de curación del amor fluye en nuestra vida trasforma viejos hábitos y creencias, al mismo tiempo que nos protege y vitaliza a todos los que nos rodean, todo es por causa del Amor.

Afirmación: “Cuando más aprendo a amarme, más sé amar a los otros. El amor es mi razón de ser”



ÁNGEL DEL PERDÓN. Una fuerte sensación de libertad surge cuando abrimos nuestro corazón al perdón. El primer perdón es hacia si mismo, pues solamente cuando sabemos perdonarnos es que aprendemos a aceptar a cada persona como es. El mayor poder de curación esta en el perdón, que con ayuda del alma, dirigimos hacia las personas que nos hayan ofendido, el perdón lleva a reconocer la gran ley de causa y efecto en el universo y abre nuestra mente a la misericordia divina

Afirmación: “Perdono a todos, me perdono a mi mismo y perdono el pasado. Estoy libre”



ÁNGEL DE LA COMUNICACIÓN.
Cuando encontramos a alguien y nos conectamos con su luz interior, permitimos que fluya la comunicación, sea con palabras, con gestos, con una sonrisa o a través del silencio, la comunicación que surge del alma irradia interacción y sin cronicidad en nuestras vidas

Afirmación: “Expreso Claramente en el mundo la voz de la sabiduría de mi corazón”




ÁNGEL DE LA BENDICIÓN.
La bendición de ser consciente, de estar abierto, es nuestra mayor dádiva, es algo que jamás se restringe a una sola persona. Cuando somos bendecidos, todo en nuestro alrededor participa con nosotros de ese momento. Bendice y torna sagrado todo lo que tu eres en ese instante.

Afirmación: “Soy un ser bendecido de muchas maneras y bendigo todo lo que tengo”



MATERIALTOMADO DE LA WEB

AUTOR DESCONOCIDO POR MI

COMPARTIENDO POR AMOR
Photobucket

PROTECCION CARDINAL ANGELICA




ESTE RITUALDE PROTECCION ES ALTAMENTE PODEROSO Y LO PUEDES REALIZAR EN CUALQUIER MOMENTO DEL DIA O ANTES DE SALIR DE TU CASA. PUEDES HACERLO MENTALMENTE PARA TUS SERES QUERIDOS.

IMPORTANTE: SI VAS A HACER UNA MEDITACION, SANACION A DISTANCIA O TRABAJO ENERGÉTICO, ES NECESARIO CERRAR LA INVOCACION Y SUSTITUIR LA FRASE: <<>> POR: <>.

DURANTE TU VISUALIZACION MANTENTE SIEMPRE EN DIRECCION OESTE E IMAGINA LAS OTRAS DIRECCIONES Y A LOS OTROS ARCANGELES SIN CAMBIAR TU POSICION, EMPIEZAS EN EL NORTE, IMAGINAS EL SUR (A TU DERECHA Y ASI SUCESIVAMENTE)

PROTECCION CARDINAL ANGELICA

EN EL NOMBRE SAGRADO DE DIOS YOD HE VAU JE
Y DEL GRAN ARCANGEL RAFAEL, RAYO COLOR VERDE
YO ABRO ESTE CIRCULO DE PROTECCION EN EL ESTE Y EN EL ELEMENTO AIRE.

EN EL NOMBRE DEL SAGRADO DIOS ADONAY
Y DEL GRAN ARCANGEL MIGUEL, RAYO COLOR AZUL
YO ABRO ESTE CIRCULO DE PROTECCION EN EL SUR
EN EL ELEMENTO FUEGO

EN EL NOMBRE SAGRADO DE DIOS E HE IEH
Y DEL GRAN ARCANGEL GABRIEL, RAYO COLOR BLANCO
YO ABRO ESTE CIRCULO DE PROTECCION EN EL OESTE EN EL ELEMENTO AGUA

EN EL NOMBRE SAGRADO DE DIOS AGLA
Y DEL GRAN ARCANGEL URIEL, RAYO NARANJA
YO ABRO ESTE CIRCULO DE PROTECCION EN EL NORTE Y EN EL ELEMENTO TIERRA.

SE TERMINA DICIENDO:

YOD HE VAU HE
ADONAI
E HE IEH
AGLA
ARCANGEL RAFAEL
ARCANGEL MIGUEL
ARCANGEL GABRIEL
ARCANGEL URIEL

EL NOMBRE SAGRADODE DIOS
Y LOS CUATRO DIVINOS ARCANGELES
EN MI, ¿QUIEN CONTRA ELLOS?
YO CIERRO O DISUELVO ESTE CIRCULO.

ASI ES Y ASI SERA

Photobucket

¿Quién es el Arcángel Metratrón?


¿Quién es el Arcángel Metratrón? Ángeles

Su nombre significa: El Gran Maestro, El gran Instructor.
Su nombre deriva del griego "meta thronon" que quiere decir "Junto o al otro lado del trono de Dios".
De hecho hay quien Dice que Metatrón se encuentra a la derecha de Dios y el Divino Arcángel Miguel a la izquierda.

Metatrón preside el árbol de la Vida. Se le conoce como el príncipe de las fases, el príncipe de los rostros, el ángel de la Presencia, el Mensajero de Shekina. Es el principe de las fases divinas.

Según una leyenda es el patriarca Enoc, por este motivo se le mernciona como el escrba divino, el que anota todas las instrucciones de Dios para la humanidad. Otra leyenda narra que cuando Dios le encarga que escriba los principios y normas de la humanidad, Metatrón se convierte en un severísimo ángel de 36000 ojos. Metatrón es la vara de Moisés.


Photobucket

Invocaciones para cada Arcángel según la Metafisica




























Divino Arcángel Miguel Ángeles

Poderoso Arcángel Miguel, guerrero de la luz, protégeme diariamente de todo mal. Rodéame con tu rayo azul. Aleja energías negativas y pensamientos de maldad emitidos hacia mi. Que tu espada corte malas vibraciones, tu armadura cubra mi pecho. Que los seres oscuros se abatan ante tu poderosa protección.

Concédeme ser portador de luz y valor en equilibrio. Quítame los velos de la ignorancia y hazme portador de conocimiento.

Que tu luz poderosa como el sol me proteja e ilumine en todo momento, humildemente te pido.

Así sea.

Divino Arcángel Jofiel

Hermoso arcángel Jofiel, portador de sabiduría. A cada momento para recibir la iluminación en cada uno de mis actos. Para acceder a las ventanas del conocimiento en el mundo astral y material. Que tu luminoso rayo amarillo me rodee y abra mi conciencia al autoconocimiento y al aprendizaje. Abre mi entendimiento. Que mi mente se expanda. Que la sabiduría nazca de mi corazón.

Así sea.

Divino Arcángel Gabriel Ángeles

Divino mensajero de los preceptos divinos. Te pido me concedas inspiración para buscar la belleza en las etapas de la vida. Que sean como los ciclos de la luna, distitos, pero siempre hermosos. Aumenta mi intuición para saber qué sendero tomar. Que tu rayo blanco me ilumine para ser portador de luz. Que mi presencia sea grata, mis palabras amorosas y mis sentimientos elevados.

Abre mis ojos y mis oídos ante la manifestación de la grandeza de la divinidad.

Así sea.

Divino Arcángel Chamuel

Poderoso Arcángel del Amor, el secreto de la existencia humana. Abre mi corazón al amor Universal, al amor a la divinidad. Que sea manifestación de amor ante todo lo creado. Ante mis semejantes, ante los animales, los árboles y una pequeña semilla y así, siendo el amor, eso mismo atriaga para mi vida. Que tu rayo rosado se expanda por cada una de mis células para sembrar el amor en todo aquello que toque, en todo aquello que produzcan mis pensamientos.

Así sea.

Divino Arcángel Rafael Ángeles

Arcángel médico, que tu omnipotente rayo verde recorra mi mente para producir pensamientos sanos e ideas orientadas al bien. Recorra mi cuerpo para mantenerlo en plenitud y buen funcionamiento y se expanda en mi espíritu para que esté siempre en contacto con seres de vibraciones elevadas. Si he de enfrentar la enfermedad mía o de algún ser querido, entonces, divino arcángel Rafael, te pido intervengas con tu divina energía de sanación.

Que mi corazón produzca sentimientos de libertad y desapego.

Así sea.

Divino Arcángel Zadquiel

Poderoso Arcángel del rayo violeta. Te pido con humildad transmutes en mi vida todo lo negativo. Que mi existir busque la transición en esta era de despertar espiritual. Que mi alma se sienta liberada de cargas. Que mis pensamientos y sentimientos sean profundos y emitidos con consciencia.

Que tu flama violeta me haga más conciente y mejor ser humano cada día.

Así sea.

Divino Arcángel Uriel Ángeles

Divino Arcángel mensajero de la paz y el equilibrio. Custodio de los templos de Dios. Te pido inundes mi alma para que pueda sentir y transpirar paz siendo así parte digna del plan divino. Que comprenda el ritmo de la vida. Te pido también abundancia, prosperidad y crecimiento para mi y todos los seres en el mundo.

Que triunfe mi alma obre le mal y la oscuridad.

Así sea.



Photobucket

Ritual de Magia Angelical para el Empleo



Este ritual es para ayudar a quienes estan desempleados en este momento o para quienes deseen un Empleo mejor que les permita desarrollar sus capacidades, ayudando a los demas y por que no, mejorar un poco sus ingresos.

Debemos invocar al Angel protector que nos corresponde, si efectuamos el ritual para nosotros mismos, o al que protege a la persona a la que deseamos ayudar.

En nuestro altar pondremos:

Una Imagen del Arcangel Miguel, un angelito que nos guste, una vela blanca, una varita de incienso que puede ser de sandalo, mirra, rosas o limon; una biblia abierta en un pasaje que nos guste mucho; Una llave nueva (la podemos comprar en cualquier lugar en que saquen copias solo que la pediremos lisa sin grabar ningun diente)

Opcionalmente: Piedritas de colores, y galletas o dulces para regalar despues; Tambien podemos poner el talisman y la ofrenda de acuerdo con nuestro angel Protector, o con el Angel de la persona a la que deseamos ayudar.

Para la preparacion del ambiente, podemos poner la Marcha triunfal de Aida, o la novena sinfonia de Beethoven.

Ya que tengamos listo nuestro altar y la musica, prendemos la vela y el incienso y ponemos nuestras manos sobre el altar, con las palmas hacia abajo y decimos lo siguiente:

“Creo en el poder de los Angeles para poner la suerte a mi favor para mover los hilos del azar y la abundancia, y darme oportunidad de hallar un buen empleo en el que pueda desarrollar mis capacidades, ayudar a los demas e incrementar mis ingresos para disfrutar con los mios de una situacion mas tranquila y feliz

Yo________(Tu nombre) te invoco a ti_______(el nombre de vuestro angel protector o el de la persona que querais ayudar) para que me asista y me proteja en mi intento de alcanzar prosperidad.

Desciende sobre mi y sobre______(aqui nombramos si caso a la persona por la que estamos efectuando el ritual) y derama tu luz bienhechora:

Yo_____(nuestro nombre)l os invoco a ustedes, Mumiah, Lehahel, Achaiah, y Cahetel junto con mi angel protector________ se manifiesten y pueda sentir su presencia bienhechora que otorga prosperidad.

Hoy los necesito a ustedes, tengo la necesidad de que ejerzan su poder sobre mi y los mios y espero confiado en que se haran presentes en mi y en su bondad modificara positivamente mi vida.

Mumiah, necesito que me ayudes a encontrar un buen empleo. este me ayudara para apoyar a los mios, para desarrollarmey para mejorar mis ingresos, dandome estabilidad y tranquilidad , ayudandome asi a disfrutar de los bienes espirituales que ya poseo. Dame lo que te pido, Mumiah, para que pueda ser instrumento de ayuda a los mas necesitados. Ahora tengo la llave de un trabajo nuevo, donde estoy a gusto sirviendo a los demas.

Sello mi peticion con las palabras Angelics Atrai Aurum y les agradezco su ayuda al darme esta llave de un nuevo empleo.”

Ahora dejamos consumir la vela y el incienso. Recuerden que no hay problema si no nos aprendemos de memoria la oracion, podemos imprimirla y en caso necesario bajar las manos para cambiar de pagina, siempre y cuando las regresemos a su lugar sobre el altar.

Ahora durante 7 dias deberemos por la mañana repetir “Tengo la llave de un EMPLEO nuevo, donde estoy a gusto sirviendo a los demas”:

Esto es todo , ahora debemos traer con nosotros la llave, o si es para alguien mas, regalarsela sin decirle nada mas que por favor la traiga hasta que encuentre el EMPLEO que necesita.

Hazlo con Fe y conviccion que tu petición esta dada Ya.
Así es.

Ritual tomado de la WEB
Desconozco su autor

Photobucket

“MEDITACIÓN CON EL ÁNGEL DEL PERDÓN” (TOMADO DE LA WEB)






Ángel de Fuego Violeta




Escoge un momento, hora y lugar en donde no seas molestado (a). Siéntate en posición cómoda, loto o semi loto. Con la espalda recta, la lengua pegada al paladar y comienza a respirar profundo. Mentalmente vas a hacer un decreto de arraigo, repitiendo:


“A este mundo pertenezco y aquí voy a regresar”. Ahora vas a visualizar tu cuerpo envuelto en un óvalo dorado que sellará tu aura, permitiendo que salga todo lo que no desees dentro de ti a nivel físico y emocional y que al mismo tiempo evite infiltraciones negativas de seres desencarnados alejados de la luz o de personas vivas con malos deseos hacia ti.


Después, visualiza cómo de las plantas de tus pies salen unas raíces que te cimentan a la tierra. Despúes, de la base de tu columna sale otra raíz que se conecta al cosmos a través del chackra de la coronilla. Así estás cimentado en la madre tierra y abierto a la sabiduría universal.


Este es el momento de pedir la presencia del ángel del perdón. Pídele que te acompañe en este viaje de purificación. Ahora este ángel hermoso, va contigo. Detrás tuyo.


Repite la siguiente oración:

"Angel del perdón, acompáñame y guíame para aceptar el perdón como parte de mi existencia. Ayúdame a liberar las cadenas que arrastro con dolor y resentimiento. Es mi deseo sentirme libre. Si es deseo de la divinidad, que la persona a quien no he perdonado venga a este plano y trabaje conmigo por la misma causa"

Lo siguiente que harás, será imaginarte completo (a), de pies a cabeza caminando sobre piso o tierra firme. Vas a caminar lentamente, observando tus pies. Comienza a sentir la sensación de libertad que te provoca el estar en paz contigo mismo (a). Poco a poco vas a abrirte camino a una imágen mental que te provoque placer. Esto es: vas a crear un paisaje con los elementos necesarios para hacerte sentir en armonía.


Coloca el elemento aire y aspira tranquilamente, mientras escuchas el correr del agua y sientes el abrazo del sol.
Observa tu obra. Has puesto todo lo que te inspira paz. Víve esta sensación intensamente.



Ahora viene la parte más importante.


Ahí, en tu paisaje vas a ver un par de sillas, una frente de la otra.
Observa muy bien de qué material están hechas las sillas. El ángel del perdón, está contigo, justo detrás tuyo.


Siéntate en una de las sillas y desde el corázón, pide la presencia de este ser o seres con quienes estás enojado (a), a quien o quienes traes cargando por no haber hablado de frente. Espera el tiempo que sea necesario hasta que esta persona aparezca.


La (o) vas a ver venir caminando. Puede variar su actitud. Puede que tú estés experimentanto todo tipo de sensaciones. Acéptalas, procésalas y libéralas.


Cuando esta persona esté frente a ti, pídele que tome asiento. Experimenta la sensación de tener la cabeza vacía de ideas preconcebidas, el corazón libre de odio. Vive la sensación de compasión por este ser.


Déjalo (a) hablar. Es importante que escuches, que observes.
Es posible que surja el llanto en ti, déjalo fluir. Libérate.
Ahora te toca a ti hablar. Díle todo aquello que no pudiste.

Tómate el tiempo que quieras. Después toma su mano y repite lo siguiente:


"Te perdono el daño que me hiciste
Te devuelvo tu energía,
Tomo la mía.
Estoy en paz contigo

Deseo para ti la paz y el amor que la vida pueda darte"




Mientras lo dices, visualiza cómo te descargas de su energía, respira profundo ahí afuera, como si quisieras sacar todo el peso. Siente cómo tus órganos internos se liberan, se relajan. Si es posible, espera a que esta persona haga el mismo ejercicio.
Una vez terminado. Observa cómo esta persona se va lentamente y en paz.


Poco a poco, sal de tu paisaje. Guárdalo en tu mente como un preciado tesoro y vuelve a este lugar cuando lo necesites, con solo recordarlo.


Respira profundo tres veces y recobra la conciencia.
Agradece la ángel del perdón el haber estado presente. Abre tus ojos.


Has comenzado a liberarte del rencor y lo más importante, estás recobrando tu energía vital. Tan necesaria para vivir intensamente.
Si no hubo eco en la otra persona o estuvo renuente, no te preocupes.


Continúa haciendo este ejercicio.


TOMADO DE WEB



http://www.conociendoalosangeles.com/meditaciondelperdon.html



EL RITUAL DE LA LEY DEL PERDÓN

¡¡YO SOY LA LLAMA VIOLETA AQUÍ ACTUANDO!!

DECRETO DEL PERDÓN

YO SOY el perdón, aquí actuando,
toda duda y temor expeliendo,
los hombres para siempre liberando
con alas de victoria cósmica.
YO SOY El que invoca con pleno poder
el perdón a toda hora;
a toda vida en todo lugar
yo inundo con la gracia del perdón.



REPETIR TRES VECES

YO SOY la llama violeta en poderosa fuerza cósmica
YO SOY la luz de Dios resplandeciendo a toda hora
YO SOY la llama violeta brillando como un sol



LES ENVUELVO EN LA LLAMA VIOLETA


Gracias Padre, que nos escuchas siempre.


Photobucket

Tu Ángel Guardián te habla de la importancia de las oraciones:



“Las oraciones intensas hechas con fe, producen una luz vibrante que llega hasta Dios. Los Ángeles, como Mensajeros de Nuestro Padre, respondemos a esas plegarias. Volamos presurosos a satisfacer a las almas piadosas que imploran por el bien de otros. Orar es hablar con Dios y con todos los Seres de Luz. Cada vez que tú hablas con Dios que está dentro de tu corazón, estás orando. Cuando se pide de forma egoísta, con poca sinceridad o de manera repetitiva, esas oraciones no producen suficiente resplandor como para que podamos determinarlas, y el que ora no logra el efecto que desea. Cuando rezas con fervor, tu oración resuena como música divina y se proyecta a los cielos como rayos esplendorosos.
Todos los ángeles nos llenamos de gozo cuando rezas desinteresadamente por otras personas, porque nos encanta usar esa vibrante energía, transformarla en bendiciones y llevarla hacia aquéllos por quienes pides.

Cuando tú piensas en Dios estás orando, y sin pedirle nada recibirás sus bendiciones… Acércate a mí… amor mío… siéntate en mi regazo… apoya tu cabeza en mi pecho… así te llevaré a participar del éxtasis divino del mundo donde llegan las oraciones piadosas… Te amo profundamente. Tu Ángel Guardián.
Tu Ángel te comunica por qué debes rezar por los que han fallecido:

“Es muy importante que reces por las personas que “fallecen”. Las oraciones son el combustible que las almas necesitan para ascender en los planos invisibles. Si no reciben la energía de la oración, pueden quedarse siglos (de tu tiempo) estancados en un plano. Orar por los que han dejado su cuerpo físico es dar servicio; y recuerda que sólo dando servicio puedes evolucionar; además, en la misma proporción en que tú ayudes a los que han “fallecido”, así será la ayuda que tú recibirás cuando des ese paso. La palabra “fallecer” está entre comillas, porque realmente nadie fallece, ya que la “muerte” no existe. Cuando el alma abandona el cuerpo físico, es porque ya no lo necesita; es porque va a entrar a otra etapa de su desarrollo en un mundo más sutil, y la “muerte” es la puerta de entrada a ese mundo. Los Ángeles de la Luz que resplandece son los que auxilian a los que dejan el plano físico. Tú puedes pedirles que acompañen a los que están dando ese paso o que ya lo han dado; no importa que haya sucedido hace mucho tiempo… Ahora, cariño mío, ven a mí… recibe todo mi amor… voy a cubrirte con mis alas y enseñarte a orar. Tu Ángel que te ama profundamente. (Del “Diario Angelical” de Lucy Aspra)

Tu Ángel te sigue explicando sobre la “muerte” y te da una oración para el que está dando ese paso:

Las personas que abandonan su cuerpo físico, generalmente no se han preparado para la “muerte”, y al pasar al otro mundo se encuentran asustadas y confundidas; necesitan más que nunca ser guiadas. Tú puedes ayudarles con oraciones; también puedes hablarles mentalmente y decirles que no deben detenerse en los sub-planos del mundo físico, que deben ascender hacia la Luz. Con firmeza, deberás enviarles el siguiente mensaje: “Ve hacia la Luz; busca un punto de Luz y dirígete hacia allí. Piensa en los ángeles y pídeles que te tomen de la mano y te iluminen el camino. No te detengas en la obscuridad. Ve hacia la luz.” Cuando ores por ellas, deberás emplear un vocabulario sencillo, natural, el que uses todos los días. Puede ser algo así:

“Te ruego Padre mío, por todas las almas de los que han dejado este mundo físico; que los ángeles de la Luz Resplandeciente los acompañen a enfrentarse a su propia Luz: Tú en ellos. Que todas las almas que pasen, o estén a punto de pasar al otro lado, sean guiadas por los ángeles; recibiendo de ellos: consuelo, amor y la seguridad de que están entrando a un lugar más cerca de Ti. Que los que aquí sufren por la separación de sus seres queridos también reciban paz y tranquilidad de los ángeles. Que ya no sientan tristeza o temor pos u partida, sino la certeza de que han evolucionado hacia un lugar mejor donde están asistidos plenamente por los Ángeles Resplandecientes. Te ruego, asimismo Padre mío, que ilumines a las almas de aquéllos que en este momento están a punto de partir; que no sientan angustia, y que los que están cerca de ellos reciban la paz necesaria para que no hagan pesada la separación del alma de su envoltura física. Te encomiendo a mis parientes y amigos que ya trascendieron este mundo y también, de una manera especial, te pido enviar Luz a aquellas almas por las que nadie se acuerda de rezar. Gracias Padre mío adorado. Así sea.”

Recuerda que tú puedes hablar con Dios sin necesidad de memorizarte oraciones; puedes hablarle a cualquier hora; en cualquier lugar y durante el tiempo que tú quieras… Ahora, ven aquí… a mis brazos… acomódate muy cerca de mi corazón… quiero que duermas plácidamente mientras yo acaricio tus cabellos… Esta noche iremos juntos a un templo Angelical, donde los ángeles te enseñaremos muchas maneras de orar… Te amo con toda mi naturaleza angelical.
Tu Ángel Guardián.”

TU ÁNGEL TE DICE POR QUÉ DEBES REZAR POR LOS QUE HAN FALLECIDO:

“Es muy importante que reces por las personas que “fallecen”. Las oraciones son el combustible que las almas necesitan para ascender en los planos invisibles. Si no reciben la energía de la oración, pueden quedarse siglos (de tu tiempo) estancados en un plano. Orar por los que han dejado su cuerpo físico es dar servicio; y recuerda que sólo dando servicio puedes evolucionar; además, en la misma proporción en que tú ayudes a los que han “fallecido”, así será la ayuda que tú recibirás cuando des ese paso. La palabra “fallecer” está entre comillas, porque realmente nadie fallece, ya que la “muerte” no existe. Cuando el alma abandona el cuerpo físico, es porque ya no lo necesita; es porque va a entrar a otra etapa de su desarrollo en un mundo más sutil, y la “muerte” es la puerta de entrada a ese mundo. Los Ángeles de la Luz que resplandece son los que auxilian a los que dejan el plano físico. Tú puedes pedirles que acompañen a los que están dando ese paso o que ya lo han dado; no importa que haya sucedido hace mucho tiempo… Ahora, cariño mío, ven a mí… recibe todo mi amor… voy a cubrirte con mis alas y enseñarte a orar. Tu Ángel que te ama profundamente. (Del ”

——————————————————————-

TU ÁNGEL TE SIGUE EXPLICANDO SOBRE LA “MUERTE” Y TE DA UNA ORACIÓN PARA EL QUE ESTÁ DANDO ESE PASO:

Las personas que abandonan su cuerpo físico, generalmente no se han preparado para la “muerte”, y al pasar al otro mundo se encuentran asustadas y confundidas; necesitan más que nunca ser guiadas. Tú puedes ayudarles con oraciones; también puedes hablarles mentalmente y decirles que no deben detenerse en los sub-planos del mundo físico, que deben ascender hacia la Luz. Con firmeza, deberás enviarles el siguiente mensaje: “Ve hacia la Luz; busca un punto de Luz y dirígete hacia allí. Piensa en los ángeles y pídeles que te tomen de la mano y te iluminen el camino. No te detengas en la obscuridad. Ve hacia la luz.” Cuando ores por ellas, deberás emplear un vocabulario sencillo, natural, el que uses todos los días. Puede ser algo así:

“Te ruego Padre mío, por todas las almas de los que han dejado este mundo físico; que los ángeles de la Luz Resplandeciente los acompañen a enfrentarse a su propia Luz: Tú en ellos. Que todas las almas que pasen, o estén a punto de pasar al otro lado, sean guiadas por los ángeles; recibiendo de ellos: consuelo, amor y la seguridad de que están entrando a un lugar más cerca de Ti. Que los que aquí sufren por la separación de sus seres queridos también reciban paz y tranquilidad de los ángeles. Que ya no sientan tristeza o temor pos u partida, sino la certeza de que han evolucionado hacia un lugar mejor donde están asistidos plenamente por los Ángeles Resplandecientes. Te ruego, asimismo Padre mío, que ilumines a las almas de aquéllos que en este momento están a punto de partir; que no sientan angustia, y que los que están cerca de ellos reciban la paz necesaria para que no hagan pesada la separación del alma de su envoltura física. Te encomiendo a mis parientes y amigos que ya trascendieron este mundo y también, de una manera especial, te pido enviar Luz a aquellas almas por las que nadie se acuerda de rezar. Gracias Padre mío adorado. Así sea.”

Recuerda que tú puedes hablar con Dios sin necesidad de memorizarte oraciones; puedes hablarle a cualquier hora; en cualquier lugar y durante el tiempo que tú quieras… Ahora, ven aquí… a mis brazos… acomódate muy cerca de mi corazón… quiero que duermas plácidamente mientras yo acaricio tus cabellos… Esta noche iremos juntos a un templo Angelical, donde los ángeles te enseñaremos muchas maneras de orar… Te amo con toda mi naturaleza angelical.
Tu Ángel Guardián.”

.

ORACIÓN A LA VIRGEN:

Préstame Madre tus ojos para con ellos mirar

Pues si con ellos miro no volveré a pecar.

Préstame Madre tus labios para con ellos rezar

pues si con ellos rezo el Padre me ha de escuchar.

Préstame Madre tu lengua para poder comulgar

pues tu lengua materna es de amor y santidad.

Préstame Madre tus brazos para poder trabajar

Pues así el trabajo rendirá una y mil veces más.

Préstame Madre tu manto para cubrir mi maldad

Pues cubierto con tu manto al cielo he de llegar.

Préstame Madre a tu hijo para poderlo adorar

Pues si tú me das a Jesús ¿qué otra cosa puedo desear?

Y esa será mi dicha por toda la eternidad. Amén

———–

Se pide un milagro y a los 3 días se te concederá y a los 25 se te concederá
un milagro más grande.

La persona que tome esta hoja deberá dejar una diaria en el altar de la Virgen durante 25 días.

Con licencia Eclesiástica.

——————————

LA IMPORTANCIA DEL PERDÓN:

Es muy difícil comunicarnos con nuestro Ángel cuando albergamos odio, rencor o resentimiento en nuestro corazón. Se sugiere hacer el ejercicio del Perdón durante 21 días seguidos. Este ejercicio se puede hacer con 21 velas (candelas) que pueden ser de color blanco o color de rosa.

Cuando se guarda rencor se obstruyen los centros energéticos del cuerpo vital y aparecen enfermedades, depresiones y angustias. El aura permanece oscuro y denso y se forma una barrera energética de baja vibración que dificulta la entrada de energías (bendiciones) celestiales. Deberás armonizar tu vida y permitir que lleguen a ti las bendiciones del cielo. Perdona a todos los que tú sientes que te han ofendido y a los que tú has ofendido, mentalmente pídeles perdón mientras prendes la vela del Amor Angelical.

Durante 21 días deberás prender diariamente una vela y rezar la oración del Perdón. La vela deberá consumirse completamente cada día.

ORACIÓN DEL PERDÓN:

“Ángel de mi Guarda: De acuerdo a la voluntad de Nuestro Padre y en nombre de nuestro Divino Jesucristo, por favor ayúdame y dame la fuerza para perdonar a todas las personas que yo considero que me han hecho daño, especialmente a …… (mencionar al (o los) que crees que te han ofendido), y también para que me perdonen los que yo he perjudicado, especialmente… (mencionar al (o los) que tú has ofendido). Intercede por mí para que los Ángeles del Perdón les lleve amor, salud, paz y felicidad. Ángel mío, ¡Necesito tu apoyo! porque quiero vivir en paz y agradarle más a Nuestro Padre Celestial. Gracias querido Ángel Guardián.

Al llevar a cabo este ejercicio todos los días durante un tiempo prolongado, preferiblemente 21 días o múltiplos de 7, se forma una bóveda de materia etérica donde se albergará un bellísimo Ángel que nos estará recordando la importancia del Perdón para que nuestra vida sea armoniosa y podamos atraer sólo situaciones bellas. Siempre que sentimos la necesidad de reforzar el amor debemos prender las velas del Perdón.” ———-

“Todas las noches al retirarnos a dormir, es importante dar gracias a Nuestro Padre por el bello día que acabamos de vivir; siempre hay que enfocar nuestra atención en las cosas buenas que se dieron, y si hubieron situaciones contradictorias, verlas como oportunidades para crecer. Después, visualizarnos cobijados en en brazos de nuestro Ángel Guardián. Es una buena costumbre hacer un recuento de las actividades del día, de atrás para adelante, es decir, revivir los acontecimientos que se dieron durante el tiempo que comprende desde el comento de disponernos a dormir hasta el momento cuando nos despertamos esa mañana. Se debe visualizar los eventos como sobre una especie de pantalla cinematográfica; no importa si nos quedamos dormidos porque nuestra mente continuará el proceso. Si durante el día sucedió algo que nos inquieta, alguna injusticia que se llegó a cometer, alguna negligencia, mal trato, grosería, etc., son situaciones que no permitirán que esté tranquila nuestra alma, por lo que se sugiere pedir perdón a Dios y luego, mentalmente a la persona que hubiera sido víctima de nuestra falta. (Si es posible, también hacerlo personalmente a su debido tiempo). Si percibimos como injusto algo que nos sucedió en el día, comprender que ha sido descuido de alguna alma que evoluciona, cuya personalidad (igual que la nuestra) aun comete errores. Hay que perdonar y perdonarnos, porque sólo perdonando podremos vivir tranquilos. Nuestra alma no puede soportar el peso de la culpa y del rencor; se entristece y cuando esto sucede, lo refleja en el cuerpo material por medio de una enfermedad; porque los malestares, las dolencias y los achaques son las formas que usa nuestra alma para decirle a nuestra personalidad: “PERDONA Y PERMITE QUE TÚ Y YO PODAMOS ESTAR EN PAZ Y SONREÍR.”

——————

Busca la asistencia del Ángel del Perdón, que llega a tu corazón para hablarte de esta manera:

YO SOY EL ÁNGEL DEL PERDÓN:

Hoy llego a ti para tranquilizar tu vida, para que encuentres paz, felicidad, amor abundancia y perdón, para que todo lo disfrutes con salud celestial. Porque nada hay cuando no hay perdón.

Por esto quiero que te acerques a mí, que te sientes en mi regazo y que apoyes tu cabeza sobre mi pecho. Quiero consolarte y hablarte.

Aspira mi esencia de purificación… así… suavemente, y escúchame: Cuando se guarda rencor, cuando no se concede el perdón… se bloquean las energías celestiales… las bendiciones de Dios.

Para armonizar tu vida, para que fluya hacia ti la esencia del amor… deberás olvidar los rencores, ser indulgente y perdonar. Enciende diariamente en tu hogar y en tu corazón una vela rosa del perdón celestial… para todos aquéllos que consideras que te han ofendido y por los que tú has ofendido. Pídeme que interceda llevando a su mundo mi emanación divina del amor. Te llegará a cambio: armonía, felicidad, salud y más amor…

Cuando logres perdonar, recuperarás tu espacio de luz y como ráfagas divinas… torrentes de bendiciones llegarán hasta ti. Llámame siempre que sientas las cadenas esclavizantes del rencor. Yo te liberaré, te ayudaré a zafarte de ese yugo y verás que tu vida se tornará feliz. Ahora… respira sin opresión… todo está bien…suéltate y sal a recibir el día con amor. Te espera el triunfo hoy.”

TU ÁNGEL GUARDIÁN

Los Ángeles determinamos a los seres humanos, por la intensidad de su luz. Cuando ayudas a otros tu Luz brilla como una bellísima estrella y entonces todos los Angeles, ni estatura ni tu peso, ni tu condición social, ni el credo que practicas queremos estar cerca de ti. Para nosotros no tiene importancia el color de tu piel. No cuenta si eres “italiano, chino, francés mexicano, neocelandés, español, norteamericano, sudafricano o tailandés, no nos importa que uses un cuerpo blanco, indio, oriental, negro o mestizo; que “seas” rico, poderoso, pobre o mendigo. Sólo nos importa la Luz que proyecta tu alma. No nos importa tu cuerpo físico porque sólo es un traje que estás usando hoy… para el trabajo de hoy… no puede proyectar la luz porque es energía pesada, compacta, densa…Pero tu alma si puede proyectar Luz… y esa Luz crece cuando ayudas desinteresadamente a otros, cuando amas a otros porque comprendes que todos somos hermanos, porque Todos somos hijos de un mismo padre…porque todos en el universo somos miembros de una sola Raza de una Raza Inmortal… porque todos somos de Esencia Divina… Todos somos Hijos de Dios…Ahora…ven escúchame con ternura… trata de ser tolerante con todos los seres humanos… no importa que no tengan tus características físicas, emocionales o mentales… trata de amarlos… trata de ver en ellos la misma Esencia Divina que tu tienes dentro de ti… con un amor tan inmenso que rebasa todo lo inimaginable… Recuerda que sólo tienes que apoyarte en mí, porque puedo enseñarte a resplandecer divinamente…

Tu Ángel Guardián

MATERIAL TOMADO DE LA WEB
DESCONOZCO SU AUTOR…


¡¡¡Que tenga un Divino día En Amor Incondicional!!!
Photobucket

ENCUENTRO ANGÉLICO




Debemos examinar profundamente cualquier encuentro de tipo espiritual para constatar si se trata realmente de un encuentro angélico o no. A fin de ayudar en esta evaluación quiero mencionar unos cuantos puntos que es preciso tener en cuenta.

1) Los encuentros con ángeles no nos dejan una sensación de ansiedad ni temores indefinidos.

Los ángeles son seres de luz; viven su vida plenamente en paz y en el gozo de saber que están actuando en untado de acuerdo con su naturaleza. No se limitan a presentarse ante nosotros, entregarnos su mensaje y desaparecer dejándonos con miedo y ansiedad. Por lo menos no lo hacen sin dejarnos la solución para nuestras ansiedades. Dios es la certidumbre definitiva, la afirmación de toda bondad; las inspiraciones que nos llegan de Dios, ya sea a través de sus ángeles o por cualquier otro medio, son completamente positivas y concebidas para nuestro mayor beneficio. Por supuesto, tales mensajes no son toda dulzura y luz. Pero, por muy duro que nos resulte recibirlo, siempre trae amor, siempre es positivo y claro.

Un verdadero mensaje de los ángeles nos deja con una sensación de confianza, para nada ansioso. No importa que el mensaje sea gozoso o cargado de íntima sobriedad, siempre sentiremos una gran confianza interna en el sentido de que el contenido del mensaje nos será de provecho, es adecuado para nosotros y armoniza con lo que, en lo más hondo del espíritu, sabemos qué son las cosas correctas y sinceras.

En otros casos, el mensaje podrá aumentar nuestra comprensión de lo que somos y para qué estamos en la tierra, porque nos conduce hacia lugares más profundos de nosotros mismos, en corazón y en espíritu, pero aún en un caso así, al final siempre sentimos una confianza absoluta y plena de que el mensaje es verdadero.

2) Los ángeles no nos dejan confundidos

San Pablo hizo notar que “Dios es un Dios de orden, no de confusión”. Los ángeles llegan a nosotros provenientes de Dios. ¿Sería entonces posible que Dios se tomara el “trabajo” de enviar a un mensajero celestial con capacidad para revestir la forma que se considerase necesaria para comunicarse,.. y luego se limitara a dejarnos un mensaje confuso?

No. Por supuesto, eso no quiere decir que Dios pase por alto nuestra mente humana. Lo que hemos de hacer es pensar en un mensaje angélico, actuar en consecuencia, y hacer que forme parte de nosotros antes de que podamos aprovecharlo. Sin embargo, según podemos ver, la confusión existente en nuestra sociedad y en nuestras propias vidas, no estamos viviendo del todo y a la perfección en la luz, puesto que en tal caso ya no existiría el desorden y mucho menos el caos. Cuando uno de esos mensajes está lleno de incoherencias, elaborado con señales confusas, es muy posible que haya surgido de nuestra propia mente.

3) Los ángeles no intentan obligarnos a nada.

Cuando los ángeles llegan a nosotros trayendo un mensaje, ese mensaje es de Dios; no se trata de mensajes de los propios ángeles.

Cuando recibimos un mensaje que, a nuestro entender, puede ser angélico en su origen, y tan perentorio que nos sentimos impulsados a cumplirlo sobre la marcha, o cuando consideramos que no nos queda otra elección o incluso que, en caso de no cumplir el mandato, sobrevendrá un castigo, entonces hay que dudar de que se trate de un mensaje proveniente del cielo.

Uno de los aspectos más preciados de la naturaleza humana es el libre albedrío, la capacidad de que estamos dotados para elegir según sea nuestra voluntad entre lo malo y lo bueno, o sencillamente lo que consideremos que sea más conveniente para nosotros.

Los impulsos que provienen de Dios, ya sea en forma directa o durante el transcurso de nuestra vida, están destinados a ayudarnos para que podamos hacer lo bueno, lo inteligente, y lo que contenga amor. Dios nos ha creado como seres que pueden elegir, y que se sienten satisfechos por el hecho de poder hacerlo; por lo tanto, Dios no ha de forzarnos en modo alguno, y mucho menos a través de mensajes llevados por los ángeles.

Cuando los ángeles llegan a nosotros con un mensaje que compromete nuestra mente o nuestra voluntad, siempre está destinado a dejarnos con la necesaria libertad para elegir.

4) Los mensajes angelicales llaman la atención hacia el que los envía y no hacia el mensajero.

¿Se te ha ocurrido pensar por qué razón los ángeles se presentan con más frecuencia bajo la apariencia de seres humanos comunes, para nada celestiales, criaturas apenas metidas en un cuerpo que algunas veces tenemos el privilegio de ver? Creo que es así porque no quieren que nos fijemos en ellos más de lo indispensable, sino en el mensaje que nos traen y en Aquel que lo envía.

Siempre que recibamos un mensaje que de alguna manera no nos incite a aproximarnos más a Dios – es decir, a rezarle o agradecerle, ya sea en voz alta como estableciendo una comunicación sin palabras -, será conveniente que echemos un vistazo a nuestro interior y nuestra capacidad creativa como posible fuente del mensaje.

Si la figura del mensajero aparece tan opaca entre nosotros y el mensaje (o quien nos lo envía) como para que sólo podamos verlo en él, entonces ese mensajero no es un ángel. Es necesario subrayarlo constantemente, los ángeles nunca se interponen en el camino. No quieren convertirse en el centro de nuestra atención durante más tiempo del indispensable para entregar su mensaje o hacer aquello para lo cual han sido enviados.

5) Examinar siempre los frutos de cualquier encuentro angélico o de todo mensaje que se le presente, tanto en su vida, como en la vida de los suyos

Creo que Jesús lo expuso con toda claridad cuando recordó que “por el fruto se conocerán los árboles, pues un buen árbol siempre tendrá que dar buenos frutos….” Un encuentro angelical proveniente de Dios y no de la propia imaginación siempre tiene que producir buenos frutos, resultados tangibles.

Desde luego, cuando nuestro propio anhelo de encontrar a Dios nos lleva a imaginar más de una cosa, más de lo que ofrece la realidad, también encontraremos buenos frutos. No somos troncos muertos, ni mucho menos; somos criaturas extraordinarias, hermosos seres, y tengo la certeza de que cualquiera de nosotros tiene que haber producido alguna vez un puñado de dátiles o de jugosas aceitunas. Pero si tropieza con alguna negatividad dañina – es decir, malos frutos – como resultado de un encuentro con un ángel, con toda sinceridad tengo mis dudas de que se trate de uno de esos encuentros.

6) Poner a prueba todo aquello que parezca ser un mensaje angélico pero esté en contracción con lo que tienes por cierto, sabio y pleno de luz y amor

Otra forma de poner a prueba la realidad de un encuentro angélico consiste en examinar muy a fondo el contenido del mensaje, y también lo que el portador dice y hace. Los ángeles son enviados de Dios, cuyas palabras dirigidas a nosotros siempre han de estar colmadas de luz, gozo, paz, sabiduría, amor, coraje y confianza.

Por lo tanto, las palabras que nos digan los ángeles deberán estar siempre en condiciones de conducirnos hacia un amor más grande, hacia la alegría y la confianza. Lo mismo pasa con los hechos de los ángeles, que nos conducen hacia la luz, la paz y todas las cosas buenas que provienen de Dios.

Si un ser que se aparece en una visión ordena que alguien le encienda velas todos los días, o de algún otro modo tratar de dirigir la atención del que recibe el mensaje hacia los mismos que lo traen, entonces tendremos la obligación de examinar mucho más de cerca todo lo que se relacione con la autenticidad o no del mensaje. Hemos de tener siempre en cuenta que los ángeles no atraen hacia ellos más atención de la que consideran necesaria.

7) Todo encuentro angélico nos cambia mucho o poco, pero siempre para mejor.

Siempre que Dios llega a nosotros a través de sus ángeles nos resulta imposible no cambiar de alguna manera muy sutil. Es posible que el encuentro nos sirva para despertar un interés acerca del reino espiritual que jamás habíamos tenido, o por lo menos alguna curiosidad en ese sentido.

Quizás el encuentro nos haga penar en lo afortunados que hemos sido y nos impulse a sentir más piedad y más sentido de solidaridad con los más necesitados y menos venturosos. Es posible que nos haga comprender lo valiosos que somos a los ojos del cielo, cuán maravillosos somos, qué gloriosas son todas las creaciones de Dios.

Tal vez alcancemos a oír una vocecita que nos trae la certeza de que Dios nos ama, tal como tantas veces ocurre cuando un ángel acude a rescatarnos de una situación difícil o peligrosa.

Del modo que sea, siempre hay allí un resto de gracia, como un fertilizante programado para actuar en el momento debido, destinado a permitirnos crecer. O hay encuentro con los ángeles pensado para dejarnos tal como estábamos, sea donde fuere que hayamos estado. Si no podemos crecer un poco, o por lo menos experimentar la necesidad de crecer (lo hacemos, ya que, después de todo, siempre tendremos el libre albedrío para crecer o no), ¿cómo podremos decir que nos hemos encontrado con un ángel?

8) Los encuentros con ángeles no pueden tener consecuencias perjudiciales para quienes nos rodean

Esto no quiere decir que todos deban creernos cuando les hablamos de nuestros encuentros con los ángeles. Pero sí podemos confiar en que la misión angélica significa para nosotros – y para quienes nos rodean y a quienes amamos – nada más que amor y paz.

En ocasiones las reacciones de los que están junto a nosotros, en cuya buena voluntad creemos, pueden servir de mucho para ayudarnos a determinar si en realidad hemos sido tocados por un ángel. Cuando los demás le digan que está procediendo de manera ajena a su carácter habitual, y no precisamente para mejor sino más bien todo lo contrario, entonces convendría ponerse a pensar seriamente en cómo seguir la pista a sus actos hasta llegar a la experiencia. Si lo consigue, cuídese antes de atribuirlo todo a un mensajero celestial.

9) Todo ser al que podamos convocar, ya sea por medio de ritos o sin ellos, probablemente no sea un ángel.

Conviene no olvidar que los ángeles son seres soberanos, dentro de los límites marcados por su servicio hacia nosotros y para con la Divinidad. No se trata de seres a los que podemos dominar a voluntad.

Jamás podríamos convocar a un ángel para que apareciera ante nosotros y ni siquiera para que nos hablara, ya sea merced a nuestra propia energía o reuniendo a un grupo dispuesto a aunar voluntades, como tampoco utilizando artefactos tales como la tabla Guija o las cartas de Tarot.

Jamás se podrá forzar a uno de esos seres. Los propios ángeles se encargarán de hacer saber cuándo consideran que corresponde presentarse, y ellos entienden que deben hacerlo sólo cuando Dios les comunica que el momento es el adecuado.

* * * * *

ÁNGEL DE LA GUARDA

Cada persona en la Tierra tiene asignado un ángel de la guarda. Cada ser humano, independientemente de sus creencias, aspecto físico o condición, tiene el privilegio de poseer un ángel de la guarda. Está contigo siempre, vayas donde vayas, hagas lo que hagas. Tu ángel de la guarda ha estado siempre contigo incluso cuando decidiste venir a l mundo en tu forma actual de ser humano. También recuerda y también tiene en cuenta las metas que te has marcado en la vida, y tampoco olvida las aspiraciones que yacen en tu subconsciente.

Seguro que recordarás alguna situación de peligro en tu vida de la que podrías haber salido gravemente herida y que una fuerza invisible te condujo a la salvación. Quizás no hayas tenido una experiencia así, pero habrás leído u oído de alguna similar. La mayoría de los que conducimos un auto, especialmente por las carreteras, conoceos la existencia de ángeles de la guarda. Varias veces habrás visto coches al borde de un accidente que, empujados por una extraña fuerza, han evitado una colisión en el momento preciso.

Cuando uno resulta gravemente herido y alguien acude a salvarle la vida en el instante preciso, éste último generalmente va porque “algo” le ha indicado que fuera. El ángel de la guarda del herido ha ido a buscar al ángel de la otra persona y le ha transmitido la llamada de socorro. Fundamentalmente, se sabe que los ángeles de la guarda nos vigilan y protegen en cada uno de nuestros movimientos.

¿Por qué pues no intentamos llegar a conocer a nuestro ángel de la guarda? Tu ángel de la guarda puede ayudarte de muy distintas maneras, aparte de salvarte de accidentes de coche o de daños físicos. Cultiva una profunda relación con tu ángel de la guarda. Le puedes pedir sabiduría y clarividencia en los momentos más confusos de tu vida. También puedes conseguir que tu ángel establezca contacto con los ángeles de la guarda de tus amistades para que así puedan comentar entre ellos tus relaciones.

Haz caso de tu intuición; ésta irá en aumento si estás en armonía con tu ángel. Ten en cuenta que los mensajes de advertencia y consejo que recibes de tu ángel de la guarda llegan a ti gracias al conocimiento profundo de tu intuición. ¿Has dejado alguna vez de hacer algo porque de repente has tenido la sensación de que iba a ser un error, dándote cuenta más tarde de que si lo hubieras hecho, los resultados habrían sido desastrosos?

Sé creativo con tu ángel de la guarda. En tu intimidad, compórtate como el niño que tiene un amigo y confidente invisible. A los ángeles les encanta. Se sabe que los niños ven y hablan con sus Ángeles. Esto sucede antes de que puedan expresar aquello que ven con exactitud, pero hay algunos que recuerdan cuando podían ver y hablar con su ángel de la guarda.

En determinados periodos del desarrollo de un niño sus ángeles de la guarda llaman a sus ayudantes. El ángel suele necesitar ayuda cuando el niño cumple los “terribles dos años” de edad. Después de que todo haya vuelto a su cauce (esto depende del niño), no se precisa de ayuda extra hasta que el niño pase a la adolescencia y comience a conducir. En este momento, algunos jóvenes disponen de un ejército de Ángeles de la guarda, pero la mayoría de ellos cuentan por lo menos con dos Ángeles que trabajan horas extras para protegerlos durante esta etapa tan arriesgada. A los veinte años, edad en que los jóvenes son conscientes de que no son indestructibles, la ayuda angélica ya no es tan necesaria. Más adelante en la vida la ayuda extra variará según las necesidades.

Un gran número de seres humanos sufre a lo largo de su vida y esto hace que se produzca una regresión en su crecimiento espiritual, porque se sienten profundamente desdichados. En el subconsciente de estas personas existe la idea de suicidio cuando tienen que reaccionar o tomar decisiones importantes en la vida. Los ángeles se sienten frustrados cuando deben asistir a estos infelices. Es obvio que los Ángeles no participarán de esta infelicidad. Por lo tanto éstos sólo pueden esperar a que estas personas decidan dejar de sufrir y se produzca así una transformación. Estamos dotados de libre albedrío, así que, si queremos sufrir, o creemos que esto es lo apropiado, es problema nuestro.

A veces creemos que los ángeles están de vacaciones. Algo que creemos que ni Dios ni nuestro ángel de la guarda lo permitiría, ocurre. Uno de los grandes misterios de la vida es entender por qué a personas buenas les acaecen desgracias y, en cambio, malas personas tienen suerte en la vida. Podemos elucubrar al respecto y encontrar respuestas tales como el karma y a otras tantas lecciones que debemos aprender. Pero nunca se puede responder de manera satisfactoria a la pregunta de por qué existe la injusticia en el mundo. Nuestros ángeles de la guarda nunca se van de vacaciones, pero cuanto más positivos y optimistas seamos, más fácil les será protegernos y darnos sustento.

Así pues, llénate de esperanza, confianza y fe, porque tu ángel de la guarda siempre se ocupará de ti. No te preocupes por el mañana, sé feliz por ser quien eres y da gracias a tu ángel de la guarda. Ten siempre presente que él es el mismo hoy, que ayer y que mañana. El quiere recordarte que en estos momentos estás viva y que, te guste o no, esto es un hecho.

Tu ángel te vigila y controla cada uno de tus pasos, esperando siempre un progreso. Ya sea de la desgracia a la normalidad, de la normalidad al bienestar o del bienestar a la felicidad absoluta; tu ángel siempre quiere llevarte a un escalón superior. Estará siempre a tu lado para recordarte el importante papel que juegas en este planeta tan concurrido.

La costumbre católica de recitar la oración del Ángel de la Guarda puede ayudarte a sentir la presencia de tu ángel:

Ángel de la Guarda , dulce compañía

No me desampares ni de noche ni de día.

Las horas que pasan, las horas del día,

Si tú estás conmigo serán de alegría.

No me dejes solo, sé en todo mi guía

Sin ti soy chiquito y me perdería.

Ven siempre a mi lado, tu mano en la mía,

Ángel de mi guarda, dulce compañía.

* * * * *

¿QUIÉN SOY YO?

Conocerse a sí mismo no es por cierto tarea sencilla, pero sí esencial, siempre que nuestro deseo sea llegar a aprender cómo ponernos en contacto con nuestros ángeles. Ellos están observándonos con muchísima más precisión que nosotros mismos. Pueden recordar cada una de nuestras aspiraciones. Esto es algo que jamás podríamos igualar, pero, en cambio, podemos y debemos tratar de recordar todo cuanto hemos hecho en este mundo. Llevar a cabo una especie de autobiografía mental.

Para preparar esas memorias, o como se las quiera llamar, tendrás que disponer de algunos momentos particularmente calificados del día o de l anoche, aquellos en los cuales nuestros procesos mentales no se ven perturbados por nada y por lo mismo se muestran más activos, ya que éste será un ejercicio de la mente y la voluntad.

Elije una habitación tranquila o un espacio abierto, con tal de que allí se produzca el menor número posible de distracciones. No pongas ninguna clase de música, puesto que este ejercicio ha de ser una entrega muy seria y de total concentración. Escoge también una silla cómoda o adopta una postura recta y alerta, de ningún modo relajada ni carente de un enfoque definido.

Tómate unos minutos antes de acostumbrarte al ámbito que haya a tu alrededor, que serán aprovechados asimismo para expulsar de tu mente toda posible preocupación. A renglón seguido, deberás expresar lentamente una breve oración implorando ayuda y cooperación. Se elevará esa plegaria a la Altísima Fuente que cada no reconozca como existente fuera de nosotros, diciendo algo similar al o que sigue:

“Humildemente trato de saber de mí cuanto pueda saber: quién soy, de dónde provengo, hacia dónde voy, y qué es lo que deberé hacer en éste mi viaje por este mundo. Pido ayuda y esclarecimiento para comprender qué significa ser humano, qué significa ser yo. Doy gracias por el conocimiento e iluminación que necesito para hacer esto.”

Después, permanece sentada alrededor de un minuto y formúlate esta pregunta: “¿Quién soy?”. Y a partir de entonces empieza a contestar, con todos los detalles de que seas capaz, todas las conexiones y recuerdos posibles. No hay respuestas correctas o equivocadas; cualquier cosa que “seas” es correcta. Intenta establecer todas las relaciones, todas tus cualidades y defectos, cada experiencia pasada.

Las afirmaciones que se hagan acerca de quiénes somos tendrán que contener la mayor exactitud posible. Si se trata de una cualidad que forma parte de nuestra vida, si es una esperanza que se abriga para disfrutar durante la vida, si forma parte del pasado o del presente, todo eso también deberá mencionarse.

Cuando hayas terminado – cosa que puede demandarte horas e incluso varias sesiones por el estilo – da gracias por todo lo que eres, lo que has hecho y lo que desearías ser. Para entonces, lo más probable es que hayas expresado al menos un millar de declaraciones acerca de quién eres, y te percatarás de cuán complicado es, y con cuántas otras vidas, las vidas de otros, has tenido que ver. Tus ángeles acudirán en tu ayuda, porque es importante para ellos que tu propia autoconciencia se acreciente.

Este ejercicio sólo deberás realizarlo una vez, siempre que le concedas el tiempo y la atención que realmente merece. No obstante, podrás repetirlo en caso de que quieras agregar más detalles a tus propias apreciaciones respecto de lo que eres.

* * * * *

INVOCACIONES Y ORACIONES

Voy a darte una serie de oraciones e invocaciones provenientes de las más diversas fuentes.

Muchas de ellas proceden de los libros de Hodson que, como ya hemos visto, tenía mucha familiaridad con los Ángeles.

Elegí aquella que más se acomode a tu modo de ser, repítela y, si es posible, fotocópiala y divúlgala. Así te convertirás en colaboradora activa en la construcción del famoso puente entre nosotros y Ellos.

Pero casi tengo la certeza que, si has llegado en tus estudios a esta parte, ello significa que, desde hace ya mucho tiempo estás trabajando en la construcción de aquel famoso puente, mucho más de lo que tu memoria logre recordar.

* * * * *

ORACIONES

A los Ángeles Sanadores

¡Os Saludo, Devas de la sanación!

Venid en nuestra ayuda.

Verted vuestra energía curativa

Sobre este hermano nuestro.

Colmad cada célula de fuerza vital.

Dad a cada nervio la paz.

Aplicad los sentidos torturados.

La onda de vida que sube

Lleve calor a cada fibra

Mientras el cuerpo y el ánima son restaurados

Por vuestro poder sanador.



Dejad que un ángel vele,

Que conforte y proteja

Hasta que la salud retorne.

Un ángel que rechace todo mal

Y acelere el retorno de la fuerza

O acompañe a la Paz si la Vida se ha acabado.



¡Os saludo, Devas de la sanación!

Venid en nuestra ayuda

Compartid con nosotros las fatigas de la Tierra

Para que Dios se despierte por medio del hombre.



A los Ángeles de la Naturaleza



¡Os saludo, Devas de la Tierra y del Cielo!

Venid en nuestra ayuda.



Dad la fertilidad a nuestros campos,

Desatad la vida en todas nuestras semillas,

Que nuestra tierra puede ser fecunda.



¡Os saludo, Devas de la Tierra y del Cielo!

Venid en nuestra ayuda

Compartid con nosotros las fatigas de la Tierra

Y que la Divinidad interior sea liberada.



* * * * *

MEDITACIÓN PARA CONECTARNOS CON NUESTRO ÁNGEL GUARDIÁN



1) Siéntate cómodamente frente a plantas y flores, obsérvalas, conéctate con la belleza de la naturaleza que se encuentra frente tuyo. Inspira esa belleza y siente como esta energía de la belleza llega a tu corazón.

Desenfoca la vista y comenzarás a ver una luminosidad que irradian las plantas que se encuentran frente tuyo. Inspira profundamente y siente como esa energía, con cada inspiración llena tu corazón y comienzas a sentir una sensación de amor que sale de tu corazón, pasando por tu cabeza y se conecta con la planta que se encuentra frente tuyo, y la sensación de amor sigue creciendo.

2) Plena de energía de Amor cierra tus ojos e imagina el cielo estrellado a tu alrededor, imagina que todas las estrellas se conectan contigo. Inspira profundamente y siente como el Amor en tu interior crece.

Siente como esa energía sale de vos a través de todos tus poros e ilumina tu cuerpo energético, va hacia el cosmos y regresa llenándote de más Amor.

Tu ser está conectado con el universo, pleno de energía.

3) Visualiza sobre tu cabeza la imagen de un Ángel. Imagina que la luz que sale desde el centro del corazón del Ángel es blanca y dorada. Inspira y siente como esta luz cubre tu cabeza y tu rostro. Comenzarás a sentir un cosquilleo en tu coronilla, un tibio calor que te envuelve.

Inspira aún más profundamente y siente que esa luz llega a tu corazón. Siente paz y alegría plena. Cuando sientas esto pide a tu Ángel que te dé una muestra de su Amor generando una coincidencia favorable para vos y hace un pedido simple para sentir su acción en tu vida.

4) Lleva tus manos hacia el corazón en señal de agradecimiento a Dios y a tu Ángel. Conserva lo más posible el estado de felicidad que está en vos en espera de la señal que le pediste a tu ángel. Una vez que sientas la presencia de tu ángel y su acción en tu vida, te encuentras preparada para profundizar aún más esa relación y transformarte en un canal de la luz del Reino Angélico en nuestra tierra.

No está demás que antes de dormir repitas la tradicional plegaria de nuestra infancia: “Ángel de la guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día”, solamente para que nuestro protector sepa que lo tenemos presente.

CLASE 4 ENCUENTRO ANGÉLICO II

Quien haya experimentado un encuentro con ángeles, si su vida se ha visto alcanzada por el amor angélico, lo primero que sentirá es más amor por sí mismo, como si fuera un ser único y maravilloso. Y además de ese amor ha de sentirse más libre para amar a los demás, a las otras criaturas, por lo hermosa que son (incluyendo a los Ángeles). Y esas personas llegarán a amar la luz, a Dios, porque Dios es el autor de todo amor, la fuente y el objetivo final de nuestro amor.

Claro que uno puede estar tan envuelto en uno mismo, tan dominado por un amor egoísta que cree que somos perfectos, que terminamos por confundirnos al punto de cree que nuestros sueños o percepciones son angelicales. Y si nos amamos de manera tan desordenada, hasta podemos llegar a imaginarnos que un ángel nos ha llenado de amor. Pero si es así como suceden las cosas, entonces advertiremos, observando con cuidado, que esa experiencia no hizo que aumentase nuestro amor por Dios o por nuestros semejantes. Por el contrario, encontraremos que todo nuestro pensamiento se ha centralizado en mí, en el yo, no en los otros.

Cuando el encuentro angélico es auténtico, lo primero que hará será llevarnos a la más profunda meditación y la contemplación de los grandes misterios del universo, pero al final conseguirá que nos volvamos hacia todo lo exterior para amar al mundo con mayor seguridad.

Los milagros se producen con mayor frecuencia de lo que suponemos. No me estoy refiriendo a curas milagrosas de enfermedades mortales, sino a esos pequeños milagros personales de cada uno de nosotros, que sirve de algo así como indicadores que apuntan al hecho de que Alguien nos ama.

Considero que los milagros son recordatorios de que el universo dista de ser un caos imposible de ordenar o reconocer, que hay en él un orden establecido para todo cuanto existe, y que las distintas dimensiones a las que denominamos cielo y tierra no se hallan totalmente separadas. Todos los milagros realizados por los ángeles, no son sino otros tantos signos indicadores del amor de Dios, ya sea que se trate de hechos dramáticos o de fenómenos muy sutiles.

Los Engaños del Oscuro

No me gusta hablar de la oscuridad. Creo que cuanto más aludamos a ella, mayor será el poder que le demos, y perder nuestro tiempo en eso no puede ser sino algo tonto, porque si miramos siempre hacia la verdadera luz, nos veremos colmados de esa luz y la oscuridad perderá toda su fuerza sobre nosotros. Pero también es verdad que ninguno de nosotros es tan perfecto como para contemplar siempre la luz sin trepidar, y no hay persona tan sabia como para que pueda distinguir siempre entre la verdadera Luz y la oscuridad. De modo que se torna necesario establecer algún discernimiento respecto a los espíritus oscuros para que podamos redondear esta presentación.

Los Ángeles caídos existen, son ángeles que por diversas razones han perdido el interés genuino que deben tener los ángeles por la raza humana, por decirlo de alguna manera. La existencia de tales criaturas se ha reconocido desde los tiempos en que el hombre comenzó a escribir en tabletas de arcilla o en láminas de pergamino. Son seres personales, al igual que los ángeles de la luz.

Si bien las filosofías y teologías que a ellos se refieren discrepan de manera radical tanto en el tiempo como en el espacio, resulta importante comprender que, por razones sólo por ellos sabidas, algunas veces deciden hacer notar su presencia (con disfraces que pueden resultar muy auténticos) a fin de llevarnos por mal camino e impedir que sigamos buscando la Luz que es Dios. Tal vez sean exactos ciertos relatos antiguos en el sentido de que tienen celos de los humanos porque Dios nos favoreció incluso por encima de los seres angélicos… pero eso es algo que no puedo afirmar.

Con todo, si bien no es lo común, se sabe que los ángeles de la oscuridad se disfrazan para hacerse pasar por ángeles del cielo. Es por tal razón que muchos místicos que han tenido frecuentes encuentros con los Ángeles – como por ejemplo San Juan de la Cruz y más recientemente el Padre Pío, un sacerdote italiano que muestra los estigmas -, siempre han desconfiado de sus encuentros, tanto si se trató de un ángel o de otro ser humano (como por ejemplo la Virgen María ) o incluso del propio Dios.

El temor ante la posibilidad de no estar en condiciones de distinguir la Luz de la oscuridad ha impulsado a más de uno a evitar por completo los encuentros con ángeles. Todavía hoy, son muchos los que aconsejan tener muchas precauciones con el tema de los encuentros angélicos, en razón de que los poderes de engaño del oscuro son muy grandes.

Quiero decir que los ángeles de la oscuridad, sólo hasta cierto punto están en condiciones de falsificar a los verdaderos Ángeles de la Luz. Es que directamente no tienen en su interior capacidad para que una persona pueda desarrollarse en dirección a la Luz , como tampoco para sentir amor y gozo verdaderos, por la sencilla razón de que ya han dejado de saber qué son esas cosas. Son incapaces de producir nada que no sean frutos falsificados, que pronto se destruyen, se pudren y se vuelven amargos.

Por lo general, ni siquiera intentan conquistar nuestra mente por medio del mal en sí mismo. Nos seducen para llevarnos a la adoración de nosotros mismos y de los dones de que disponemos, tal como si nos hubiésemos creado solos y nos hubiéramos dado todas esas capacidades de que disponemos. En lugar de volvernos hacia la Llama que es Dios, nos engañan induciéndonos a penar que esas pequeñas lenguas de la Llama que ilumina y da calor a nuestro espíritu son ellas mismas la verdadera Luz, la auténtica llama.

En todos los casos, cuando nos volvemos hacia la Luz , la oscuridad pone pies en polvorosa, y creo que es todo cuanto debemos saber sobre esta cuestión, a menos que tengamos que tratar con ellos o seamos sencillamente unos tontos.

* * * * *

EL TEMOR Y EL MIEDO

Lo contrario del amor, en cierto modo, no es el odio sino el miedo, el temor. Porque el odio no es nada tangible, es un vacío que significa la total ausencia de amor, un cero absoluto en la escala de amor. El miedo en cambio, es otra entidad: es lo que cualquiera de nosotros experimenta cuando no confía en el amor que alienta en nuestro corazón. Y por cierto que en estos días nuestras muestras de confianza son muy escasas.

No creemos en nuestros hijos ni en nuestros cónyuges, en nuestro trajazo y ni siquiera en nuestro país. Como resultado de todo ello, podemos llegar a estar tan colmados de temores, incertidumbres y ansiedades, que al final nuestra vida se paraliza… Pero es imposible transformarlos.

Nos sentimos descontrolados, o creemos que nos controla nuestra vida y no al revés. Queremos tocar a nuestros ángeles y sentir que ellos a su vez nos tocan, porque sentimos que no los afectan nuestros miedos: ellos creen y confían en el Amor, del cual son sin la menor duda sus servidores.

De modo que, para nosotros, los ángeles constituyen una fuente de paz y tranquilidad que por todos los medios tratamos de asumir y aprender de ella. Muchas personas son llevadas a alcanzar esa serenidad total que gobierna al ser angélico tratando de compartirla o comprenderla para que también peda bendecir sus vidas.

Desde luego, habrá algunos que quieran llegar demasiado lejos, gente que no desee tomar el control de su vida sino que se alegraría de que la gobernasen totalmente los ángeles. Se trata en esos casos de sujetos cuya personalidad es tan frágil, o ha sido tan sacudida, que para cualquier actitud que tomen tienen necesidad de que alguien los guíe y con todo gusto se apoyarían en los ángeles. También esas personas buscan entrar en contacto con sus ángeles.

Asimismo, para algunos, los ángeles constituyen una suerte de figuras sustitutivas de Dios. Muchos adultos consideran que el moderno concepto de Dios les resulta inaceptable, o harto impersonal y distante, como tampoco aceptan que, según la antigua doctrina, Jesús sea Dios bajo una forma humana, personal y accesible. Sin embargo, la búsqueda de Dios forma parte de nuestro ser más interior. Es universal la necesidad de estar unidos a nuestra Fuente.

Tales personas ven con frecuencia en los ángeles aquello que aún no pueden percibir en Dios: amor personal que surge en ellos porque han sido tocados; una sabiduría que no reconoce tiempos y los alcanza para enriquecerlos; una fuerza increíble elaborada para inspirarlos.

* * * * *

TRABAJO CONJUNTO

Los convoquemos o no, los ángeles están con nosotros en nuestra vida cotidiana, dispuestos, deseosos y encantados de ayudarnos. No importa lo que hagamos: meditar, hacer compras, conducir el auto o bucear a profundidad, ninguna tarea es demasiado pequeña, ningún objetivo demasiado grandioso como para no merecer su afectuosa atención.

Ahora veremos algunos ejemplos de las maneras en que nuestros compañeros celestiales acompañan y animan las actividades cotidianas, y de cómo puedes solicitar su ayuda para alcanzar tus objetivos.

Algunos libros contemporáneos sobre los ángeles se concentran en las intervenciones milagrosas, incidentes en que se salvaron vidas y se evitaron calamidades. Aunque son apasionantes, indiscutiblemente, esos acontecimientos suelen producirse sólo una vez en la vida, sin embargo los ángeles están muy presentes y disponibles para todos y cada uno de nosotros, todos los días y no sólo en ocasiones especiales.

Por dispuestos que estén a ayudarnos, los ángeles no son hadas de la buena suerte que toquen tu copa con una varita mágica y te otorguen todos tus deseos. Pueden ayudarte a alcanzar lo que desea tu corazón, pero no crear tu destino. Eso sólo pueden hacerlo Dios y tú. Lo que hacen los ángeles es servir a Dios mediante cada uno de nosotros. En realidad, más de uno de nuestros invisibles ayudantes nos han sugerido, en muchas ocasiones, que los humanos somos las manos de los ángeles y la voz de sus mensajes inspirados.

Cuando aprendes a conversar con tus ángeles, entras en una asociación de trabajo con ellos. Un socio es alguien que trabaja contigo, que comparte tu alegría, te arroja la pelota y te respalda en tiempos de vacas flacas. Para desarrollar esa sociedad, basta con acordarte de pedir ayuda a tus ángeles, y con frecuencia se te presentarán cuando realmente los necesites, aunque hayas olvidado llamarlos.

Pide a tus ángeles que te acompañen durante tu vida cotidiana. Pídeles que te aquieten o te guíen las manos cuando hagas algo que requiera habilidad y precisión. pídeles que te conduzcan a alojamientos adecuados si estás en una ciudad que no conoces. Pídeles que aseguren un viaje y un regreso sin peligros y que faciliten los trasbordos cuando viajéis, tú o tus personas queridas. Cuando quieras expandir tus conocimientos, tu capacidad o tus habilidades, no dejes de pedírselo a tus ángeles.

Uno de los beneficios de recurrir a los ángeles es que el acto de pedir elevará tu manera de encarar las cosas. Al refinar tu actitud, al abrirte a la afirmación y a un punto de vista positivo, realizas tus posibilidades de éxito en todo lo que haces o deseas lograr. Al visualizar el mejor resultado posible, atraes las energías positivas para que fluyan hacia ti.

Desde los tiempos más remotos, la gente ha trabajado con las energías positivas para crear lo que deseaban en el plano físico. Como resultado han crecido culturas y civilizaciones. A lo largo de milenios, ciertas maneras de operar energéticamente han resultado invariablemente efectivas para el propósito de la manifestación. Reciben distintos nombres de los diferentes sistemas y escuelas de pensamiento; algunos cambian el orden de la ejecución. Pero las leyes o pasos siguen siendo los mismos. En realidad son muy simples y, con ayuda de tu ángel, puedes utilizarlos para alcanzar tus objetivos.

Si bien hay muchas variaciones y agregados al proceso de manifestación, existen sólo cinco principios que se aplican universalmente. Con la asistencia angélica puedes ampliar notablemente el poder de estas leyes, porque la naturaleza angélica contiene un ingrediente vital para la manifestación: una amorosa aceptación. Como los ángeles existen en un plano de pensamiento superior, más próximo al reino de la Fuente Creativa , pueden ayudarte a sembrar tu meta en la dimensión donde el pensamiento es, realmente, creación.

1) El primer paso en la manifestación es la intención. Tomas la decisión consciente de tener lo que deseas. Si no estás segura de desearlo de verdad, dedica unos minutos a imaginarte teniéndolo. Si no puedes visualizar o sentir cómo es, quizás no lo quieras del todo. O tal vez no crees poder tenerlo. A veces dejamos de desear algo cuando pensamos que no podemos tenerlo, aunque no dejemos de quererlo, por supuesto; simplemente, negamos el deseo. Con frecuencia, el miedo a la desilusión debilita la intención. Tenemos miedo de no conseguir lo que deseamos. Este miedo se crea en la sensación de poco valer.

2) El segundo paso para alcanzar tu meta es el compromiso de obtenerla… y estar dispuesto a aceptar todo lo que te traiga. Tienes que estar segura. Nada de melancólicos “tal vez” o “si yo pudiera”. Nada de ambivalencias. Este paso requiere que concentres tu intención y experimentes la convicción de que puedes tenerlo. ¿Alguna vez obtuviste algo que deseabas desesperadamente, sólo para descubrir que, después de todo, no lo querías? ¿O no supiste qué hacer con lo obtenido? La culpa está en la falta de compromiso.

3) El tercer paso requiere afirmación: reclamar lo que deseas utilizando una visualización, afirmándolo en voz alta y escribiéndolo o dibujándolo. Puedes hacer cualquiera de estas tres cosas, pero cuantas más hagas, mejor, porque cada una activa tu intención y comienza a establecerla en el reino físico. Para visualizar el logro de tu objetivo experiméntalo tan plenamente como puedas, por medio de tantos sentidos como te sea posible: debes verlo y sentirlo, oírlo, tocarlo y hasta degustarlo, si se puede.

Afirma lo que deseas diciendo en voz alta: “Ángel quiero tener…. “. Recuerda las palabras de la Biblia : “En el principio fue el verbo”. El sonido de tu voz crea una onda y el poder de tu intención la claridad de tu visualización, dan esa onda potencia y duración.

Algunas personas hacen un mapa del tesoro de lo que desean, recordando figuras que ilustren su meta y pegándolas en una hoja de papel o cartón.

Cada uno de estos actos reforzará tu convicción interior, iniciando la realización de lo que desea. Estás cocreando con nuestro Creador, con la ayuda de tus bienamados ángeles. Tu parte consiste en concebir todo el cuadro y cómo quieres que sea.

4) El cuarto paso es la gratitud, dar gracias por la manifestación, como si ya se hubiera producido. Existe ya en otra dimensión, que es familiar a nuestros alados colegas. Sé generosa con tu agradecimiento y tus alabanzas a la Fuente de Todo.

5) El quinto paso es el más difícil: el desprendimiento. Tienes que liberar tu meta hacia el Universo, para que este pueda hacerse cargo y entregar lo que has pedido. Cinco breves palabras te ayudarán a recordarlo: “Déjalo y deja a Dios”.

* * * * * *

INVOCACIONES Y ORACIONES

Invocaciones Matinales

A los Devas de Ceremonias

Hermanos de las huestes dévicas,

Venid todos en nuestra ayuda.

Dadnos vuestro ígneo poder dévico

Como os damos nuestro amor humano.

Llenadlo todo con poder y vida;

Participad con nosotros en los trabajos de esta tierra

Para que la vida formal se torne libre.



A los Ángeles de la Música

¡Salve, Devas de la Música !

Venid en nuestra ayuda.

Entonad par nosotros cantos de alegría.

Llenadnos con vuestra divina armonía.

Despertadnos para que podamos oír vuestra voz.

Armonizad nuestros oídos con vuestro canto.

Animad nuestra música terrena con vuestra luz.

Participad con nosotros en los trabajos de la Tierra.

Que los hombres oigan las melodías que cantáis

Más allá de los reinos del Tiempo y el Espacio.



A los Devas Guardianes del Hogar

¡Salve, Ángeles Guardianes del Hogar!

Venid en nuestro auxilio.

Participad con nosotros en nuestra labor y recreación.

Estad con nosotros para que oigamos vuestros vuelos

Y sintamos vuestro aliento en nuestras mejillas.



Acercaos y sentid nuestro amor humano;

Tomad nuestras manos en las vuestras.

Relevadnos por algún tiempo

Del agobio de esta carne.



Permitidnos participar con vosotros

De vuestra admirable libertad por el espacio,

De vuestra inmensa vida en el aire soleado,

De vuestra gran intensidad jubilosa,

De vuestra unidad con la Vida.



Ayudadnos a trabajar y recrearnos,

De modo que se acerque el tiempo



En el que toda nuestra raza

Os conozca bien

Y os salude como hermanos peregrinos

En el sendero de Dios.



¡Salve Ángeles Guardianes del Hogar!

Venid en nuestro auxilio.

Participad con nosotros en nuestra labor y recreación,

Para que la vida interior sea libre



A los Ángeles Constructores

¡Salve, huestes dévicas constructoras!

Venid en nuestro auxilio.

Ayudad a este nuevo nacimiento

En el mundo de los hombres.



Fortaleced a las madres en sus dolores.

Enviad vuestros ángeles de bien,

Que atiendan el lecho del nacimiento

Y asistan a la alborada

De esta nueva vida.

Dad al niño que viene

La bendición del Señor.



¡Salve, huestes dévicas constructoras!

Venid en nuestra ayuda.

Ayudad a este nuevo nacimiento

En el mundo de los hombres,

Y que su Divinidad interior pueda verse en libertad.



A los Ángeles Sanadores

¡Salve, Devas del Arte de Curar!

Venid en nuestra ayuda.

Derramad vuestra vida que cura

En este … (dígase lugar o persona)



Que toda célula se cargue de nuevo

Con fuerza vital

Dad la paz a todo nervio.

Que el sentimiento atormentado se calme.



Que la marea creciente de la vida

Inflame todo miembro

Para que vuestro poder curador

Restablezca alma y cuerpo.



Dejad aquí (o allí) un ángel que vele,

Conforte y proteja,

Hasta que vuelva la salud o la vida se aleje,

Para que mantenga alejado todo mal,

Acelere el retorno de la fuerza,

O conduzca a la paz donde cese la vida.



¡Salve, Devas del Arte de sanar!

Venid a nuestra ayuda

Y participad con nosotros de los trabajos de esta tierra.

Que Dios se vea libre en el hombre.



A los Ángeles de la Naturaleza

¡Salve, Devas de tierra y cielo!

Venid en nuestro auxilio.

Dad fertilidad a nuestros campos.

Dad vida a todas nuestras simientes,

Para que esta nuestra tierra sea fructífera.



¡Salve Devas de tierra y cielo!

Venid en nuestro auxilio.

Participad con nosotros en los trabajos

De nuestro mundo.

Que la Divinidad interior sea libre.



A los Ángeles de la Belleza y el Arte



¡Salve, Ángeles de la Mano de Dios!

Venid en nuestra ayuda.

Imprimid en nuestros mundos

De pensamiento, sentimiento y carne

Un sentimiento de Belleza Divina.



Ayudadnos a percibir la visión del YO,

A reconocer en todas las cosas creadas,

La Belleza del Yo.

Que a través de la Belleza encontremos,

Profundamente oculto tras velos externos,

De color, línea y forma,

El verdadero YO.,

Así habiéndonos ayudado,

Inspirados con el poder

De expresar en nuestras vidas

Todo cuanto hayamos visto,

La Bondad, la Verdad y la Belleza.



Permitid que os veamos y conozcamos,

Ángeles de Su Mano;

Que al veros aprendamos a participar

En vuestra tarea de sembrar belleza por El mundo.



¡Salve, Ángeles de la Mano de Dios!

Venid en nuestro auxilio.

Participad con nosotros en los trabajos de la tierra.

Para que la belleza interior pueda revelarse.



Himnos Vespertinos de Plegaria y Acción de Gracias



Que las bendiciones de lo alto

Fluyan y embellezcan al amor humano,

Que por gratitud enviamos a vosotros

Los Ángeles protectores del día.



Aceptad nuestro amor y oraciones de gratitud

Y ayudadnos a vivir y trabajar de tal modo

Que siempre y día tras día

Vuestras huestes nos encuentren

Cada vez más con vosotros.



Imploramos esta noche vuestra tutela para todos;

Estad con los niños, los ancianos y los enfermos.

Rodead sus lechos con las alas de la vida y la paz.

Protegedlos, os rogamos, hasta la aurora

Y que, al volver una vez más el sol

A darnos vida, calor y luz,

Volvamos a empezar nuestras obras

Con salutaciones y alabanzas

A Aquel que es Padre de todos nosotros.



Que muy juntos todos

Sus humanos y angélicos hijos

Trabajen en Su Nombre

Para alcanzar el glorioso día

En que en nuestro mundo y el suyo

Reine sólo su Voluntad. Amen.



La noche nos congrega al cerrar nuestro terrenal día,

Y ahora aquí nos congregamos, nuestra angélica hueste,

Para ofrendarte nuestro amor y gratitud,

Para darte las Gracias por tu servicio.



Que Aquellos que trabajan siempre, noche y día,

Derramen sobre ti múltiples bendiciones,

Te envía su Amor y gracia sobrehumanos,

Que su Compasión y Vida te colmen

Hasta que rebosantes corrientes de amor caigan

De ti hasta nosotros y retornen otra vez a ti,

Uniendo nuestros corazones con vínculos fraternos,

Enlazándonos con lazos de amor divino.

Te rogamos que siempre respondas a nuestra llamada,

Porque siempre estarán para ti abiertos nuestros corazones.

Acercaos más, benditos mensajeros de Dios.

Queremos oír a Dios en el batir de vuestras alas.



En silencio y serenos de corazón y mente

Te saludamos al cerrarse el día.

Que Él te envuelva en sus eternos brazos

Hasta que su esplendor y júbilo brillen en ti.



Bendito seas, permanece con los niños esta noche.

Permanece con los ancianos y enfermos.

Que cada lecho tenga su ángel guardián

Para que todos duerman en paz y despierten a tiempo

De sentir la presencia del guardián, aún con ellos. Amén.



* * * * *

MATERIAL TOMADO DE LA WEB

DESCONOZCO SU AUTOR



Photobucket