FELIZ NAVIDAD!!!...PAZ EN LA TIERRA A LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD

sábado, 22 de enero de 2011

Consejo de los Ángeles – 21 enero 2011

CUANDO LA VIDA IMITA LAS LETRAS DE LA MÚSICA TRADICIONAL

Consejo de los Ángeles: “Si vas a la gramola, ¿te importaría poner una canción “country?” Es que esta noche me encuentro muy solo”.

VINCE GILL, The Key

Si te encuentras en una situación melancólica y quieres escuchar una canción adecuada a tu ánimo, te recomiendo que sintonices tu emisora preferida de música tradicional: copla, tango, fado, “country”, es igual, esta música antes considerada banal y poco importante está completamente viva y gusta a todo tipo de personas, incluidas las más cultas. La mayor parte de sus temas versa sobre cuestiones del corazón y ya se sabe que esos asuntos son universales y que pueden ocurrir en la vida de cualquiera de nosotros. Nos rompen el corazón, nuestros amores nos dejas y nos ocurre todo lo malo que puede ocurrir en este mundo. Cuando nuestra vida se parece a una canción tradicional, los ángeles nos animan a seguir adelante. Con ellos como vocalistas, conseguiremos una vida armónica.

¿Se parece tu vida a una mala canción sentimental? La próxima vez que te encuentres con el corazón destrozado, intenta ponerte a cantar, pero, sobre todo, pide a los ángeles que cojan el micrófono y escucha la armonía distinta.

Meditación de los Ángeles: Los ángeles aportan a mi vida una música nueva.

GUARDADEESTRELLASBRILLANTES

viernes, 21 de enero de 2011

Consejo de los Ángeles – 20 enero 2011

DECAIMIENTO

Consejo de los Ángeles: Cuando has tocado fondo, sólo puedes moverte hacia arriba.

Estar vivo significa sentirse decaído alguna vez. Puede fallar un trabajo, pueden rechazarnos una propuesta, puede fallar una expectativa o un sueño. Cuando estamos desanimados, deberíamos detenernos a examinar qué es lo que nos ha conducido a esa situación ¿Hemos depositado nuestras esperanzas en una meta irreal? ¿Nos hemos jugado todo a un solo número? ¿Hemos proyectado en otra persona cualidades que no tenía? Quizá teníamos esperanzas justificadas, pero nos ha fallado el momento o ha intervenido una circunstancia que no está en nuestras manos modificar. Los ángeles nos recuerdan que ni el decaimiento ni el dolor son eternos. La mayor parte de las veces nos espera algo mejor si dejamos que se desarrollen los acontecimientos, sin anticiparnos a predecir o a anticipar los resultados. Cuando nos sintamos decaídos, analicemos si el sueño o la meta eran realistas y si realmente nos convenían. Si la respuesta es positiva, siempre podemos cambiar de estrategia y formular otras alternativas para salir adelante con éxito.

¿Te has sentido decaído últimamente? ¿Cómo has reaccionado? ¿Te has dejado caer en el abatimiento total o te has levantado y has superado su estado de ánimo? ¿Has contribuido a desanimar a otra persona? Si es así, ¿cuál te parece que ha sido la razón? ¿Cómo podrías recuperar tu propia confianza y la de los demás?

Meditación de los Ángeles: Intentaré que mis expectativas y mis metas sean realistas en la medida de lo posible y no dejaré que mi felicidad dependa de una sola cosa
GUARDADEESTRELLASBRILLANTES

martes, 4 de enero de 2011

Noveno día de Navidad – Orden


0070

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”. —Eclesiastés 3:1

El orden divino es la primera ley del universo. Aunque a veces no pueda verlo, dicho orden está presente y obra en mi vida y en el mundo. Hoy, al poner mi vida en perspectiva, tomo tiempo para contemplar esta ley infalible de Dios y la mantengo presente en todo momento.

Al confiar en el orden divino, sé que los sucesos de mi vida se llevan a cabo en el tiempo perfecto y de la manera correcta. Con una actitud paciente y confiada, anticipo bendiciones.

Comienzo este año nuevo, con fe en que Dios está a cargo y que todo está bien. Me centro en la presencia de Dios, consciente de que puedo abordar cada día con paz en mi mente, fuerza en mi espíritu y fe en mi corazón.

Me uno al orden divino, y reconozco orden en cada circunstancia.GUARDADEESTRELLASBRILLANTES

Octavo día de Navidad: Voluntad


“Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”. —Filipenses 2:13

La voluntad de Dios para mí es siempre buena. Hay veces en las que me veo tentado a seguir mi propio camino, olvidando prestar atención y seguir la voluntad divina de bien absoluto. En este octavo día de Navidad, me propongo seguir y hacer la voluntad de Dios.

Espero con anhelo cada día del año venidero sabiendo que la voluntad de Dios es para mi mayor bien. Entrego mis preocupaciones y anhelos al cuidado amoroso de Dios. Dejo ir todo pensamiento de limitación o carencia consciente de que la voluntad de Dios para mí es que logre los deseos de mi corazón.

Me dedico y consagro a la voluntad de Dios.guardahoja

Séptimo día de Navidad: Entendimiento


En Gabaón se le apareció en sueños Jehová a Salomón una noche. Y le dijo Dios: “Pide lo que quieras que yo te dé. Salomón le respondió: Concede, pues, a tu siervo un corazón que entienda”. —1 Reyes 3:5-6,9

El Cristo en mí entiende lo que yo, por mi mismo, nunca puedo comprender. El Cristo en mí, ve más allá de las hostilidades, los temores y los enojos del pasado. Ve más allá de cualquier apariencia de injusticia. El Cristo en mí sabe que el orden de la ley Divina está siempre en acción.

Hoy, veo con los ojos del Cristo. Prosigo con claridad mental y paz en mi alma. Tengo el poder de entendimiento que me guía y me asegura que todo está bien en el mundo. El Cristo en mí ve el bien en toda situación, más allá de la razón, más allá de la duda o el temor.

Uso el poder de entendimiento y mi mundo rebosa de fe y paz.
22Share
¿Te gustó este artículo? ¡Recibe más en tu correo!guardahoja

Cuarto día de Navidad – Amor


image

Amados, amémonos unos a otros”. —1 Juan 4:7

En este cuarto día de Navidad, siento el poder del amor divino en mí.

Percibo mi valor intrínseco. Soy una creación preciada de un Dios magnificente. Me trato con amor y ternura, consciente de que estoy sustentando y avivando el Cristo en mí. Soy, verdaderamente, un templo del Dios viviente.

Al mirar a mis familiares y amigos, y a toda la gente con la cual me pongo en contacto a diario, pienso en ellos como templos de Dios, aun cuando ellos no estén conscientes de ello. Todos somos expresiones de Dios —expresiones de amor divino.

El amor es el poder que despierta la naturaleza de mi vida espiritual, es el alimento espiritual indispensable para el crecimiento de la conciencia del Cristo en mí.

Expreso el amor de Cristo en mí hoy.guardahoja

Tercer día de Navidad – Discernimiento


“En lo secreto me has hecho comprender sabiduría”. —Salmo 51:6

Hoy acudo a Dios por el don de discernimiento. Sé que con la guía divina, puedo distinguir lo que es bueno y verdadero en cada situación.

Gracias al don de discernimiento, logro sabiduría espiritual. Al volverme más a tono con esta sabiduría, sé cuándo debo hablar y cuándo debo permanecer en silencio. Soy guiado a la acción correcta en cada situación que encuentro.

Al mantener la intención de prestar atención a mi guía interna, discernir lo que debo hacer y usar buen juicio, soy una bendición y atraigo bendiciones maravillosas a mi vida.

Uso con gratitud mi don de discernimiento y sé lo que debo hacer.guardahoja

Segundo Día de Navidad – Fortaleza


“La roca de mi corazón es Dios para siempre”. —Salmo 73:27

Siento la fortaleza del Espíritu en mí, y me regocijo. Sé que soy capaz de mantenerme firme y centrado en todo lo que es bueno y verdadero.

Aun cuando las circunstancias a mi alrededor causen que mi mundo tiemble, me siento seguro en mi refugio de paz —Dios en mí fortalece mi corazón.

Dios es mi fuente de ayuda en todo momento. Soy fuerte porque Dios en mí, me sostiene en todo momento. Me mantengo consciente de la presencia de Dios y doy gracias, sabiendo que nada puede perturbarme o hacerme dudar.

Estoy centrado en el poder de la presencia de Dios en mí, y día a día crezco en fortaleza.guardahoja

Bienvenido a los Doce Días de Navidad!




El período de tiempo entre la Navidad y la Epifanía, el 6 de enero, es un tiempo maravilloso para reflexionar acerca de tu naturaleza espiritual y celebrar tu identidad como hijo de Dios. Para asistirte en este proceso, hemos decidido enfocarnos en los doce poderes —dones de Dios— en tu interior.

Mientras lees el mensaje, toma tiempo para reflexionar en la palabra del día y abre tu mente y tu corazón a una mayor conciencia de este magnifico poder en ti.

Mientras lo haces, afianzas en tu conciencia tu poder espiritual, y descubres nuevos caminos para expresar los dones que Dios te ha dado.

Fe

“De cierto os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: “Pásate de aquí allá”, y se pasará; y nada os será imposible”.

—Mateo: 17-20

En este primer día de Navidad, mi mente se afianza con fe y confianza.

Confío en el plan perfecto de Dios para mí. Al poner a Dios primero en todo, confío en que mi vida se llena de gozo y paz. Tengo fe en que la voluntad de Dios para mí es buena, dejo ir y dejo a Dios que me guíe hacia mi mayor bien.

Comienzo una vida nueva con fe. Tomo nuevas y mejores decisiones y establezco nuevas metas. Hago todo lo que tengo que hacer con fe y confianza. Espero milagros mientras permanezco asido a las perfectas leyes de Dios.

Me mantengo firme y con fe en el plan perfecto de Dios para mí.guardahojaimage