FELIZ NAVIDAD!!!...PAZ EN LA TIERRA A LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD

viernes, 6 de noviembre de 2009

4 de Noviembre


APARICIONES ETEREAS DE LOS ANGELES

Son las más abundantes y aunque generalmente suelen ocurrir en momentos de gran emergencia, ya sea física o anímica, no siempre es así, pues algunas veces tienen lugar de manera totalmente espontánea, como sucedió en el caso siguiente, que nos es relatado por la Sra. Patricia de la Vega, de Mazatlán, (México):

“Eran casi las dos de la mañana. En el dormitorio estábamos mi hermana y yo. Nos habíamos quedado hablando hasta tarde y acordamos irnos ya a dormir. Apagamos la luz y entonces lo vi, a los pies de la cama. Estaba parado, con las manos unidas frente al pecho y los ojos cerrados, en actitud concentrada, como rezando. Iba vestido con una túnica blanca, que dejaba ver otra prenda interior de un color rojo o rosado, semejante a las que usan los monaguillos. Su apariencia era la de un niño de unos doce años, con el cabello dorado y ligeramente “rizado”. Su “cuerpo” parecía despedir una suave luz, que iluminaba la habitación y permitía verlo en la oscuridad. Intenté llamar a mi hermana pero fue imposible, pues perdí totalmente el habla – no obstante, algo en su interior debió avisarla de que hechos extraordinarios estaban teniendo lugar allí, pues se cubrió la cabeza totalmente con las sábanas presa del pánico. Sin embargo en ningún momento sentí yo el más ligero temor, ni miedo, ni ninguna sensación desagradable. Me incliné hacia delante para verlo mejor y tras un instante – no puedo precisar el tiempo, pero alcancé a fijar perfectamente mi vista y mi atención en él – desapareció. Después de acostarme sentí una poderosa energía que penetraba en mi cuerpo a través de las plantas de los pies y me inundaba totalmente, hasta las puntas de los dedos. Una inenarrable sensación de bienestar y felicidad – como nunca he vuelto a experimentar – me embargó seguidamente, después me dormí.

Debo aclarar que ni antes de la aparición ni tampoco durante el día había estado hablando ni leyendo sobre temas esotéricos ni espirituales, lo cual descarta la hipótesis de la sugestión, al igual que también lo hace el hecho de haber estado presente otra persona, que si bien no vio nada – por impedírselo el miedo -, su cuerpo sí percibió de una manera muy clara y dramática la presencia de aquel poderoso ser”.

El siguiente relato, de la Sra. Marina Sol, de Tampa, Florida, es semejante al anterior, aunque el ser angelical que la visitó no puede ser calificado de “etérico”, pues le dio la mano:

“Aunque nunca le vi el rostro, estoy totalmente segura de que fue un ángel. Vivía yo entonces todavía en la casa de mi madre. La puerta de mi habitación daba directamente al jardín y era toda de cristal translúcido, con tan sólo el marco de madera. De pronto una noche – sin sentir el más mínimo atisbo de miedo – vi cómo una figura humana penetraba en mi cuarto pasando a través de la puerta, seguidamente se sentó en mi cama y me tendió la mano. Le di la mía y sentí la presión de sus dedos. Yo también apreté. Estuvo todo el tiempo casi de espaldas, por lo que no pude verle el rostro, pero la suya era una mano masculina, fuerte y segura. De momento toda la angustia que me aquejaba se esfumó y supe que nada me podía pasar. Iba vestido con una especie de túnica de color oscuro y tras un momento se fue, dejándome envuelta en una paz y una felicidad que no puedo describir. Su visita se repitió en varias ocasiones durante unos días, y siempre ocurrió de un modo parecido. Nunca le vi el rostro y nunca cambiamos palabra alguna. Nunca experimenté miedo y en cada ocasión sentí una paz y un bienestar que nunca olvidaré. Debo decir que en aquellos días estaba atravesando por uno de los momentos más dolorosos y difíciles de mi vida, y que el impulso que recibí de aquel maravilloso ser me ayudó enormemente a seguir adelante. Muchas veces lo recuerdo y me gustaría volverlo a ver y volver a sentir la tranquilidad que de él emanaba”.

Olga May, de Houston, Texas, suele ver ángeles con cierta frecuencia aunque su visión suele durar tan sólo unos breves instantes, tal vez menos de un segundo. Generalmente vienen a avisarle de algo o a confrontarla en momentos de gran tensión. Me relataba que la última vez que le ocurrió había ido a ver a una amiga al trabajo – es ingeniera civil y estaba entonces trabajando en la construcción de una planta industrial. Charlaban tranquilamente cuando de pronto requirieron la presencia de su amiga en otro lugar de la obra. Le dijo a Olga que la esperara un momento y se dispuso a salir de la oficina en que se hallaban. En aquel preciso momento Olga vio a un niño de unos doce años, que sostenía un caso en su mano. Llamó rápidamente a su amiga y le rogó que se pusiera el caso. Afortunadamente le hizo caso, pues unos instantes después una enorme viga caía sobre su vehículo y posiblemente le habría causado la muerte de no haber llevado el casco puesto.

El siguiente relato de Ralph Harlow es ya un clásico en la angelología. Fue publicado en el Guidepost Magazine y ha sido reproducido en numerosos libros y publicaciones:

“No estábamos en navidad, ni siquiera era invierno. Ocurrió durante una espléndida mañana de primavera. Mi esposa y yo caminábamos entre los álamos y los arces que comenzaban a brotar, cerca de Ballardvale, Massachusetts. Me doy cuenta de la validez de este relato, como la de cualquier otro que refleje una experiencia personal, depende del buen sentido y de la honestidad de la persona que lo narra. ¿Qué puedo decirles de mí? ¿Qué soy un académico que no cree en la adivinación y sí en la investigación científica? ¿Qué soy titulado por Harvard, Columbia y el Seminario teológico de Hartford? ¿Qué nunca he tenido alucinaciones? ¿Qué más de una vez se ha solicitado mi testimonio en los tribunales y que en tales ocasiones tanto el juez como el jurado me han considerado un testigo fiel? Todo ello es cierto, pero dudo que estos hechos influyan en la aceptación o la incredulidad de mi relato.

En realidad, cada uno de nosotros debe pasar toda la información que recibe de los demás por el tamiz de su propia experiencia, de su comprensión y de su visión del mundo. Así que me limitaré a relatar lo ocurrido:

Aquella mañana Marion y yo paseábamos por un sendero de tierra blanda, tomados de la mano, disfrutando mientras caminábamos al lado de un hermoso arroyo. Estábamos en el mes de mayo y, dado que en el colegio donde yo era profesor se estaban preparando los exámenes, pudimos tomarnos unos días de vacaciones para visitar a los padres de Marion.

Solíamos caminar frecuentemente por las praderas, disfrutando de la primavera después del frío invierno de Nueva Inglaterra, pues en esta época del año los bosques están radiantes y tranquilos y al mismo tiempo la vida primaveral comienza a brotar de la tierra. Aquel día nos sentíamos especialmente felices y serenos, conversábamos tranquilamente dejando largos silencios entre una frase y otra.

De pronto escuchamos un murmullo de voces a nuestras espaldas. Dije a mi esposa: Parece que hay alguien más en el bosque esta mañana. Marion asintió y ambos miramos hacia atrás pero no vimos nada, sin embargo las voces se acercaban cada vez más rápido hacia donde nosotros estábamos. Pensamos que aquellas personas pronto nos alcanzarían. Entonces nos dimos cuenta de que el sonido no sólo provenía de atrás sino que al mismo tiempo estaba sobre nosotros y entonces levantamos la mirada.

¿Cómo explicar lo que sentí? No es posible describir la exaltación que se apoderó de nosotros. ¿Cómo detallar este fenómeno con objetividad y que al mismo tiempo resulte creíble?

A unos tres metros de altura sobre el suelo ligeramente a nuestra izquierda había un grupo de hermosas criaturas que flotaban, irradiando una gran belleza espiritual. Nos detuvimos y contemplamos cómo pasaban sobre nosotros.

Eran seis hermosas jóvenes, vestidas con blancas túnicas flotantes, que charlaban animadamente entre ellas. No parecieron darse cuenta de nuestra existencia. Vimos sus rostros con toda claridad; una de las mujeres, un poco mayor que las otras era especialmente bella. Sus oscuros cabellos estaban recogidos atrás, como sujetos en la nuca. Hablaba con un espíritu más joven que estaba de espaldas a nosotros y que la miraba fijamente, con atención.

Aunque sus voces se oían con claridad, ni Marion ni yo pudimos comprender las palabras que pronunciaban. Era como escuchar la conversación de un grupo de personas que está en la calle, desde dentro de una casa con la puerta y las ventanas cerradas.

Flotaron junto a nosotros. Sus elegantes movimientos eran naturales, suaves y tranquilos. Cuando pasaron, el sonido de sus voces se fue volviendo cada vez más tenue, hasta apagarse por completo. Totalmente sorprendidos, permanecimos allí, tomados de las manos y mirando.

Estábamos más que maravillados. Nos mirábamos queriendo que el otro confirmase si había visto lo mismo. Nos sentamos sobre el tronco de un árbol caído pregunté a mi esposa: Marion, ¿qué has visto? Dímelo exactamente y también lo que has oído.

Ella se dio cuenta de mi intención: quería saber si mis ojos y mis oídos no me habían traicionado, si no había sido víctima de mi imaginación o de una alucinación. Sin embargo su respuesta coincidió exactamente con lo que mis sentidos habían captado.

Hago este relato con toda fidelidad y respeto por la verdad, pero todavía me parece increíble.

Quizá deba terminar diciendo que ejerció una profunda influencia en nuestras vidas, pues este suceso, ocurrido hace ya más de treinta años, hizo que nuestro pensamiento se modificara enormemente.

El Dr. Harlow y su esposa no son los únicos que han visto ángeles en plena naturaleza. La escritora Joan Wester Anderson cita el caso del reverendo John Weaver, que se encontraba cazando alces en Montana con unos amigos. Subiendo una montaña vio de pronto que una persona salía de entre los árboles en la ladera de la colina que tenía frente a él. No iba vestido como cazador ni llevaba rifle y pese a que aparentemente caminaba con normalidad cubrió la considerable distancia que lo separaba de él en apenas unos segundos. Además no dejó ninguna huella en la nieve. Al llegar, el hombre le preguntó: ¿sabes quién soy? El pastor John Weaber lo reconoció de pronto: era el mismo que unos veinte años atrás le había auxiliado un día en que su coche se averió. Seguidamente se sentaron sobre una roca y charlaron como dos amigos. Al rato el desconocido se despidió bendiciéndolo en nombre de Dios.

El alpinista F.S. Smythe, que coronó el Everest en 1933, narra que durante su ascenso fue acompañado por una “amigable presencia”. Durante toda la expedición se sintió extrañamente acompañado, sin llegar a sentirse nunca solo ni creer posible que algún mal pudiera ocurrirle pues percibía que dicha presencia le ayudaba y lo protegía. La sensación de compañía era tan fuerte que Smythe comenta en su narración que más de una vez dividió en dos su galleta, alargando instintivamente la mano con la mitad, para ofrecerla a su compañero invisible. No es el único alpinista que relata hechos semejantes.

La experiencia de Smythe me recuerda lo que le ocurrió a Cecilia K. de Brownsville, Texas. Ella tampoco percibió ninguna figura humana o angelical, pero sí sintió su presencia de un modo innegable: “Normalmente suelo leer y meditar siempre en la misma habitación, en uno de cuyos rincones tengo una especie de altar con algunas imágenes, velas y también una campana tibetana. El otro día estaba precisamente leyendo un libro sobre los ángeles cuando oí un zumbido. Pensé que venía de la pecera y salí a examinarla, pero allí todo estaba en orden. Al volver a la lectura me di cuenta que el zumbido seguía e incluso iba en aumento. Entonces vi que procedía de la campana tibetana, la cual se había puesto a vibrar ella sola de la manera más extraña. Repentinamente y de una manera muy clara sentí que era mi ángel, que de algún modo, y respondiendo a una petición mía, estaba evidenciándome su presencia”.

La inmensa mayoría de las personas que alguna vez han leído sobre los ángeles o les han dedicado algún pensamiento suelen tener experiencias parecidas a las del alpinista Smythe o a la de Cecilia K.



David Walker

guardahoja

No hay comentarios: